modernism-1

Carlos Caso-Rosendi

Un día, cuando regresemos a la razón, el término “posmodernismo” será abandonado. Algunos dicen que el posmodernismo creció después de la Segunda Guerra Mundial a partir de una desilusión general con el modernismo. Tal desilusión no fue una sorpresa. La destrucción iniciada por Lutero y llevada a término por el Eje y los Aliados, mientras peleaban como hienas por el cadáver del Ancien Régime no era nada como para ilusionarse. Sin embargo, creo que el término “posmodernismo” es un nombre inapropiado. Técnicamente, el mundo en el que vivimos es la apoteosis del modernismo; la suma, el pináculo y la perfección de ese espíritu destructivo iniciado hace mucho tiempo en el 33 d. C. “¿Por qué tan temprano?” se preguntará el lector

Todos conocen la escena: En lo que una vez fue Sión, la fortaleza del rey David, se encontraba el gobernador militar de Judea: Poncio Pilato. Delante de él había un hombre bastante alto, ensangrentado por los brutales latigazos del flagellum romano y con su cabeza coronada de espinas. “¡ Ecce homo !” ¡Este es el hombre! gritó el gobernador a la chusma que se apretaba debajo de su ventana. La respuesta fue inmediata y visceral: “¡Crucifícale!” El Gobernador conocía a ese hombre. Uno de sus centuriones juraba que su hija había sido curada de una penosa enfermedad por ese hombre. La cura se efectuó con meras palabras: “vete a casa, tu hija está bien”. Y ahora el centurión romano, un veterano de varias campañas, era un fiel seguidor de ese judío.

Esa mañana, la esposa del gobernador le había dicho que no tuviera nada que ver con la ejecución de ese hombre bueno, que había hecho que muchas personas se recobraran, y que incluso algunos romanos, sirios y griegos seguían ahora.

Miró a la multitud y preguntó nuevamente: “¿Crucifico a tu Rey?”, Y la multitud rugió en ese lenguaje que el Gobernador había aprendido a odiar: “¡No tenemos más rey que César!” Pero el gobernador sabía que eran una banda de hipócritas sedientos de sangre  que odiaban a César tanto como lo odiaban a él y al buen hombre Jesús que estaba dócilmente parado allí.

El gobernador hizo un último intento para salvar al hombre. Era costumbre liberar a un prisionero en su festival de primavera, por lo que les ofreció liberar a Jesús. Quizás ellos quisieran matarlo con sus propias manos. Pero ellos pidieron a un revoltoso llamado Bar-Abbas. En ese momento, les dio a sus hombres la orden de complacer a la multitud y crucificar al hombre. Mientras iban a buscar a Bar-Abbas, Pilato se lavó las manos ante la multitud y les dijo: “¡Estoy limpio de la sangre de este hombre!” Y la multitud rugió de nuevo: “Que su sangre caiga sobre nosotros, y sobre nuestros hijos!”

El gobernador no se dio cuenta de que todos los involucrados seguían instrucciones litúrgicas del Cielo. No se dio cuenta de que estaba jugando el papel de un sacerdote. Que la aspersión de la gente con la sangre del cordero sacrificado ocurría más o menos de esa manera. Si mal no recuerdo, la Iglesia Católica Sirio-Malabar cree que el Gobernador luego se convirtió y murió como mártir cristiano.

En apariencia, toda la ceremonia fue controlada por el gobernador romano. En realidad, el gobernador, la multitud, los centuriones, estaban allí para cumplir su papel bajo la dirección invisible del mismo hombre al que condenaban a muerte. Jesús estaba dividiendo el mundo con una poderosa espada. La multitud de abajo sabía muy bien que él era el Mesías. Los espíritus inmundos lo habían identificado ante varios testigos, él podía expulsar demonios, curar a los enfermos, dar vista a los ciegos, restaurar el oído a los sordos y desatar las lenguas de aquellos que nunca habían hablado una sola palabra. Incluso los elementos naturales le obedecían y más de una vez había desaparecido cuando sus enemigos pensaban que lo tenían acorralado. Sí, él era el Mesías pero no era el Mesías que ellos querían.

Ellos esperaban un Mesías que se asemejara más a César. Un guerrero invencible, como Iskander Baikonur, Alejandro Magno, el Carnero, el griego macedonio cuyo nombre y fama hacía que se rindieran los reyes sin luchar, cuyo ejército podía oscurecer el sol con una nube de flechas. Querían al Señor que el Rey David había visto conversar con Dios en una visión (Ver Salmo 110: 1). Ese día, la multitud decidió que ellos mismos iban a ser su propio Mesías. Iban a conquistar el mundo por los medios que fueran necesarios. ¿No eran ellos la única tribu sobreviviente del antiguo Israel, después de todo? ¿No eran ellos los cachorros de león, los hijos de Judá?

Y así Cristo pasó a conquistar el mundo con gracia, misericordia y verdad; reinando entre sus enemigos y consolidando su Reino a través de las edades. La multitud judía llegó a conquistar el mundo a través del engaño, la perversión y la usura, todo lo contrario de las armas espirituales de Cristo. La lucha continúa hasta hoy. Israel fue trastrocado ese día. Los verdaderos israelitas fueron a cumplir la misión original del pueblo elegido: reunir a las naciones en la Casa de Dios. Se convirtieron en el Israel universal: la Iglesia Católica. Los que rechazaban al Mesías se unieron al revolucionario original, el diablo.

Ese primer anticristo, Bar-Abbas fue la encarnación del espíritu revolucionario que tuvo que ser refrenado por Dios para que se manifestara plenamente en el tiempo del fin. Cuando Lutero clavó su tesis en la puerta de la iglesia en Wittenberg, el espíritu de Bar-Abbas volvió a desatarse en el mundo. Ese espíritu produjo la falsa luz del Iluminismo y todas las otras enfermedades que infectaron a la Cristiandad después de 1517, incluido el modernismo. Finalmente, en 1917, casi al final de la Gran Guerra que había destruido a la Cristiandad en Occidente, el comunismo se apoderó del país más grande del mundo, Rusia, con la ayuda no tan secreta de los Estados Unidos y otras potencias occidentales.

Ahora bien, hermanos, en cuanto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con él, os pedimos que no perdáis la cabeza ni os alarméis por ciertas profecías, ni por mensajes orales o escritos supuestamente nuestros, que digan: “¡Ya llegó el día del Señor!” No os dejéis engañar de ninguna manera, porque primero tiene que llegar la rebelión contra Dios y manifestarse el hombre de maldad, el destructor por naturaleza. Éste se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoración, hasta el punto de adueñarse del templo de Dios y pretender ser Dios. 2 Tesalonicenses 2: 1-4

El modernismo se impuso casi sin oposición desde aquellos días. Creer en el concepto de posmodernidad es creer que un toro es un post-ternero. De nuevo, el modernismo ha acostumbrado al mundo a esos eufemismos. Yo prefiero llamar a esta edad que estamos viviendo la apoteosis del Modernismo por una buena razón. Los enemigos de la vida y la libertad finalmente han creado una perfecta cultura de la muerte. Esa cultura ha estado avanzando implacablemente a lo largo del siglo XX, dejando un rastro de muerte que hace que el Imperio Romano parezca casi una institución benéfica. Contemos los muertos: los caídos desde las guerras napoleónicas, las víctimas del aborto, los que fueron abortados por la píldora anticonceptiva, las hambrunas orquestadas por gobiernos dictatoriales, las brutales fuerzas económicas desatadas por los poderes financieros del mundo en los países “en desarrollo” … ese es el legado del modernismo. Estamos viviendo el modernismo en su forma más pura y perfecta.

El modernismo infectó a la Iglesia con Lutero y la infestación ahora es manifiesta y casi completa. Esa abominación mató a incontables millones, aplastó nuestra cultura, destruyó nuestros sistemas educativos, pervirtió las instituciones gubernamentales y cortó las restricciones morales de las masas. Ahora está por conquistar la última referencia moral que aún quedaba en pie: la Iglesia Católica. Paradójicamente, después de tantos éxitos, vemos que sus ramas comienzan a marchitarse. El comunismo y otras ideologías socialistas están en recesión, seguidos sólo por palurdos sin cerebro cuidadosamente creados por profesores en los laboratorios de adoctrinamiento que eufemísticamente llamamos “escuelas”.

Así que cuando veáis en el lugar santo “la abominación desoladora”, de la que habló el profeta Daniel (el que lee, que lo entienda), los que estén en Judea huyan a las montañas. El que esté en la azotea no baje a llevarse nada de su casa. Y el que esté en el campo no regrese para buscar su capa. ¡Qué terrible será en aquellos días para las que estén embarazadas o amamantando! Orad para que vuestra huida no suceda en invierno ni en sábado.  Porque habrá una gran tribulación, como no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá jamás. Mateo 24: 15-21

Platón diría que no debería sorprendernos esta debacle del Modernismo: morir está en la naturaleza de una cultura de la muerte . El modernismo ha alcanzado su punto álgido. Pueden llamarlo posmodernismo o pueden llamarlo pelotitas, en lo que a mí respecta. La abominación ha conquistado el mundo y ahora ha llegado el momento de pagar el precio. Pagará con su alma.

¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde el alma? ¿Qué puede dar un hombre a cambio de la vida?  Mateo 16:26

El que verdaderamente conquistará el mundo para siempre, el verdadero Mesías, derramó su alma en la Cruz para que podamos vivir con él como nuestro Rey por los siglos de los siglos. Amén.

modernism-2
Mural en la intersección de las calles Holmberg y Rivera en Buenos Aires. El hombre representado en la imagen del camafeo es Clorindo Testa, un arquitecto, el pope local de un feo movimiento de diseño arquitectónico soviético conocido como brutalismo. La cara del hombre en el medio del mural es Federico Peralta Ramos, ganador del Premio de Arte Guggenheim en los años 60. Observe el simbolismo de todo lo que sugiere de manera no muy sutil: drogas, música, arte, homosexualismo y pedofilia. Este mural está a la vuelta de la esquina de una universidad y cerca de una escuela primaria.
Anuncios