Manuela Strack y el entonces Cardenal Ratzinger, hoy Benedicto XVI

Michael Brown

Hace poco tiempo la revista web en inglés Spirit Daily publicó un “Informe especial” sobre una supuesta vidente de Sievernich, Alemania, quien, a pesar de las indicaciones de apoyo diocesano y algunos informes de interacción con dos Papas, había pasado desapercibida.

Por lo que valga (y ciertamente es intrigante), una de las apariciones de Manuela parece haber predicho —sorprendentemente— la invasión de Ucrania. “De hecho”, nos dijo un erudito, el Dr. Michael Hesemann, en una entrevista, “la primera serie de apariciones tuvo lugar entre 2000 y 2005, cuando Nuestra Señora apareció como María Inmaculada, la mayoría de las veces en la Iglesia de Sievernich, y nos trajo hermosos mensajes, pero también advertencias para el tiempo venidero de tribulaciones”.

En 2001, recuerda Manuela, que reside en una antigua casa de campo (cerca en un caserío llamado Düren), “vi a Nuestra Señora descender hacia nosotros en un rayo dorado. Luego se paró (como yo lo veo) a la izquierda del altar. La Santísima Virgen vestía un manto celeste y debajo un vestido blanco. La capa presentaba adornos dorados en el dobladillo. En sus manos sostenía un rosario de oro. Ella había juntado sus manos en oración. Ahí ella nos miró. Estaba parada sobre una nube y tenía una rosa dorada en su pie izquierdo”.

Pero no despreciamos lo místico y lo profético —ya que el Nuevo Testamento se basa en gran medida en ambos— así que guardamos algunos fragmentos más de supuestos encuentros que aparecen en aquel «informe» de Sievernich. Según el sitio web de la vidente, la aparición de San Miguel ocurrió el 13 de junio de 2022 en Sievernich en la propiedad de lo que llaman Casa de Jerusalén en un aniversario de Fátima.

“Alrededor de las 18.30 horas. durante nuestro rezo del Rosario en el jardín parroquial, las campanas de la iglesia parroquial de Sievernich estaban sonando cuando vi una luz brillante en el cielo en dirección de la casa de Jerusalén”, testifica Manuela en su sitio web. “Me dirijo a la casa de Jerusalén y veo en el cielo una bola dorada de luz sobre la estatua de San Miguel Arcángel. La esfera de luz se abre y San Miguel Arcángel emerge de esta esfera de luz. Su forma es de un color blanco brillante. Lleva una corona de oro más pequeña con una cruz en la cabeza. Su coraza es de oro. En el pectoral hay una cruz de cristal.

“El Arcángel sostiene su gran espada dorada apuntada hacia el cielo. La espada lleva escrito en la hoja: ‘Quis est sicut Deus’ (¿Quién como Dios?). En su mano izquierda, San Miguel porta un escudo blanco con letras doradas: ‘IHS’. Sus sandalias son doradas, al igual que sus unas placas angostas [de pectoral], que lleva sobre su camisola blanca como un soldado romano. Se puede ver una cruz en el medio al final de cada placa. Está vestido como un soldado romano con una capa sostenida sobre sus hombros por dos broches de oro”.

El gran arcángel supuestamente le dijo al vidente: “He venido a ti en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Las bendiciones del Padre en el Cielo, las bendiciones del Hijo mi Señor y el Espíritu Santo vengan sobre este lugar y sobre todos los que verdaderamente abran sus corazones. Un tiempo difícil vendrá sobre vosotros ¡No tengáis miedo! Nunca ha habido un tiempo como éste en la tierra. El mal entra en el corazón de los hombres. No miran al Señor. Fijan sus ojos en sí mismos y quieren obtener su ventaja. Si el Señor no interviniera, la gente se destruiría a sí misma. “Habrá una guerra por la cosecha”. Es interesante en esa frase: «guerra por la cosecha».

Luego, el arcángel supuestamente descendió y puso su pie derecho en el suelo apuntando hacia la estatua, y dio luego “media vuelta en el aire”. El talón de su pie estaba a nueve adoquines de la estatua y atravesó tres adoquines. Cuando volvió a ascender dijo (en el relato de Manuela): “Puse un pie en Alemania”, levantando su espada hacia el cielo. “Y encima de su espada veo un libro”, testificó Manuela. “Es la Vulgata (Sagrada Escritura). Se abren las páginas y veo el pasaje bíblico Juan 1:23 “Soy la voz de alguien que clama en el desierto. Preparad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías”.

El Arcángel Miguel entonces entonó: “¡Manténganse fieles a la Fe de sus padres! El rezo del Rosario en mi honor es rezado por todos los ángeles. Cada oración es un aleteo mío. ¡Las bendiciones del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo sean con vosotros y os acompañen siempre!”.

¿Qué podemos a hacer con esta [visión]? El discernimiento del lector es tan bueno como cualquier otro si se hace en oración y ayuno.

“San Miguel Arcángel volvió entonces a la esfera de luz”, afirmó Manuela. “Pulsó, se hizo más pequeño y desapareció”.

Publicado originalmente en inglés por Spirit Daily.

Una posible interpretación de ciertos detalles por el Editor de PL

No necesito decirles que el 29 de septiembre, la fiesta de los Santos Arcángeles, a menudo coincide con el Sukkot judío o la fiesta de la cosecha. Este año, el Sukkot comienza el 10 de octubre solo 12 días después del 29 de septiembre. El número de los adoquines (tres y nueve) puede referirse al año de 12 meses (9+3=12) y Arcángel se para sobre tres, que son los meses que restan del año (octubre, noviembre y diciembre). «Puse un pie en Alemania» dice el Arcángel según el informe de Manuela la vidente alemana. Esto me recuerda a las profecías de Alois Irlmaier cuando dijo que «temprano en la mañana los granjeros estarán en el bar jugando a las cartas [esperando que salga el sol para ir a trabajar la cosecha, supongo] y verán los rostros de soldados que se asoman a las ventanas». Una invasión ocurrirá durante la noche, en silencio y aparentemente sin ser detectada. Eso es lo que dice Irlmaier, el vidente alemán que hasta ahora no ha fallado en ninguna de sus revelaciones. Manuela también es alemana.

————

Alois Irlmaier también habla de una cosecha espectacular:

«El año anterior a la guerra será un año fructífero con mucha fruta y grano. Después del asesinato del tercero comienza de la noche a la mañana… Veo claramente tres números, dos ochos y un nueve. Pero no puedo decir lo que significa y no puedo decir una hora. La guerra comienza al amanecer. Un ejército avanza rápidamente. Los granjeros están sentados en la fonda jugando a las cartas, cuando los soldados extranjeros miran a través de las ventanas y puertas. Un ejército bastante oscuro viene del este, pero sin embargo todo ocurre muy rápidamente. Veo un tres, pero no sé si significa tres días o tres semanas. Viene de la ciudad dorada [Praga?]  El primer gusano [línea de ataque?] comienza en el agua azul en el noroeste y va a las fronteras suizas. En Regensburg no existen más puentes que crucen el Donau [Danubio], no vienen del sur del agua azul».