pr-apparitions-08

Vionette G. Negretti

Este es un relato resumido de los eventos que rodean una supuesta aparición de la Santísima Virgen María en Puerto Rico. Si estos eventos fueran aprobados por la Iglesia como dignos de crédito, esa sería la única aparición continua de Nuestra Señora, que ocurrió entre 1899 y 1909, comenzando poco después del terminar la guerra entre España y los Estados Unidos de 1898. Los eventos descritos a continuación tuvieron lugar en una zona montañosa aislada en Puerto Rico en un momento en que las comunicaciones hacia y desde la isla eran escasas. Carlos Caso-Rosendi

La Santa Montaña, altitud: 678 m sobre el nivel del mar, en el barrio Espino, es una localidad cercana a los municipios de San Lorenzo, Patillas y Cayey. Esta región montañosa se encuentra dentro de una reserva natural, el bosque Carite, que consiste en alrededor de 2.500 hectáreas de selva tropical que forman parte de la Sierra de Cayey. A partir de 1954 y por mandato del gobierno de Puerto Rico, para todos los propósitos oficiales, incluida la cartografía, Cerro Las Peñas se llamó Cerro de Nuestra Madre.

El Santuario Diocesano Nuestra Señora del Monte Carmelo se encuentra en la cima de La Santa Montaña en Puerto Rico. Fue construido y dedicado en 1985 por el obispo emérito de la Diócesis de Caguas, monseñor Enrique Hernández Rivera. La historia de La Santa Montaña comienza el 8 de agosto de 1899, cuando el fenómeno atmosférico conocido como huracán San Ciriaco abandonó la isla después de atravesarla diagonalmente dejando 3.369 muertos y cientos de miles de personas sin hogar. Las pérdidas fueron estimadas por el gobierno en ese momento en US $ 35.8 millones.

pr-apparitions-23

Yo soy tu Buenaventura

Alrededor de la media tarde del 8 de agosto de 1899, cuando el huracán San Ciriaco abandonaba la costa noroeste de la isla para ingresar a las aguas del Océano Atlántico, dos campesinos llegaron, machetes en mano, al barrio Calzada de la ciudad de Maunabo para salvar varias vacas que estaban en peligro de ahogarse. Los animales estaban atrapados en una pequeña llanura contigua al río Maunabo. La llanura donde el ganado quedó varado estaba bajo dos pies de agua debido al desbordamiento del río. Las aguas del río se mantuvieron en su desembocadura por la marejada ciclónica que empujaba desde la esquina sureste de Puerto Rico.

Allí, los dos campesinos detectaron una figura que “flotaba”, aparentemente de pie sobre un tablón en las aguas del mar Caribe. Mantuvieron sus ojos fijos en la “tabla” en la que ambos pensaban que estaba parada la mujer. La “tabla” continuó flotando en las aguas del mar en dirección oeste impulsada por la corriente, por lo que los campesinos la perdieron de vista cuando pasó el Cabo de Mala Pascua, y se acercaron a la costa del sector Bajo del municipio de Patillas. Esa área se puede describir como una playa rocosa formada por la erosión marina.

Dos días después, varios residentes del barrio de Jacaboa, en el municipio de Patillas, vieron a una niña desconocida caminando por el área en dirección noreste, camino al bosque de Carite. La joven hizo una parada en la residencia de la familia Poche para reprender a un miembro del clan por maltratar a una vaca, y explicó en una dulce y gentil voz que: “Todas las criaturas de Dios merecen respeto”. El joven a quien ella reprendió, regresó a casa temblando. Le dijo a su madre: “Después de decir eso, la niña desapareció en el aire”. La semana siguiente, la hermosa niña fue vista por vecinos que vivían cerca del camino de Macarena, una ruta que conecta los municipios de Yabucoa y San Lorenzo.

Algún tiempo después de que el huracán San Ciriaco pasara por la isla, una cuadrilla de seis leñadores del barrio de Caguas en San Salvador, llegó al Cerro Las Peñas después de una hora y media de marcha. Habían comenzado a caminar antes del amanecer y atravesaron varios pasos de montaña hasta que llegaron al desfiladero de Gregorio de San Lorenzo, y continuaron hasta la ladera norte del Cerro Las Peñas, ubicado en la sección oriental del bosque Carite. Esa zona abunda en árboles de tabonuco, jagüilla, cupey, ausubo, caoba y roble blanco. Cuando salió el sol, los leñadores ya habían alcanzado la cima de la montaña.

Debido al paso del huracán San Ciriaco a través de la isla, el líder del equipo, Adolfo Ruiz Medina, había elegido talar en las laderas de esa montaña, cuya irregularidad y profundidad habían salvado a cientos de árboles de la furia de los vientos. A la hora del almuerzo, la tripulación descansó cerca de una roca de granito de unos 15 pies de altura y 25 pies de diámetro. Estaban a punto de almorzar cuando notaron la presencia de otra persona en una cueva cercana, por lo que se acercaron silenciosamente a la caverna. Para su sorpresa, descubrieron a una joven dentro que los miraba intensamente pero permanecía en silencio. Adolfo fue el primero en hablar.

“¿Quién eres, niñita?”

“Yo soy tu  Buenaventura”

“¿Estás perdida?” Preguntó uno de los leñadores.

La joven no respondió y cuando uno de los miembros del grupo intentó agarrarla, desapareció. Los hombres buscaron por ella, gritando lo que pensaron que era su nombre: “Buenaventura”.

Unos días más tarde, a la hora del almuerzo, Adolfo tomó un cubo y se dirigió a un arroyo para buscar agua. Descendió por la ladera sur de la colina, adentrándose en la parte más espesa del bosque. Una dulce canción resonaba en todo el bosque y lo detuvo en seco. El leñador miró en todas direcciones, pero no vio a nadie.

La canción infundió una gran paz en su mente. Paso a paso se acercó al lugar de donde parecía provenir esa voz fuerte. Cuando estaba cerca del arroyo, la vio. Era la misma mujercita. Estaba sentada sobre una roca, mojando sus pies en el agua. Adolfo se detuvo de nuevo porque la voz de la joven no era la única que escuchaba. También podía escuchar a cientos de niños en el bosque, cantando “en el idioma de los curas” [el latín].

Paralizado de asombro, miró el barranco y fue en ese momento cuando levantó la vista y la vio de pie en medio del bosque. Después de una breve conversación, la joven se levantó y comenzó a alejarse de ese lugar. “¡Ella no caminaba! ¡Flotaba como si alguien la estuviera llevando en andas! ” informó Adolfo. Él la vio caminar sin que sus pies tocaran el suelo.

Una luminosidad que aumentó en segundos comenzó a emanar de la joven hasta que adquirió tal brillantez que cegó a Adolfo, quien instintivamente dejó caer el cubo y levantó el brazo derecho para cubrirse los ojos con el dorso de la mano. En ambas ocasiones, cuando quiso volver a mirar a la niña, se vio obligado a protegerse los ojos con la mano. Cuando la luz finalmente desapareció y pudo abrir los ojos, se encontró solo en el barranco. Un aturdimiento se apoderó del leñador. Su cuerpo, temblando de pies a cabeza, perdió toda la fuerza y se dejó caer sentado en el suelo.

“¡Santa María! ¿Que es esto?”

Cuando mencionó el nombre de María, Adolfo oyó una voz masculina susurrándole al oído: “¡Toma el cubo de agua y vuelve con tus compañeros!” El leñador miró a su alrededor tratando de encontrar a la persona que había pronunciado el pedido, ¡pero no había nadie cerca! Obedeciendo, se levantó, recogió el cubo, caminó hasta el borde del barranco, y después de llenar su cubo hasta el borde, regresó al lugar donde sus compañeros estaban descansando.

Unos días después de ese encuentro, los leñadores estaban en las escaleras, cortando ramas altas de varios árboles, cuando vieron a la misma joven que habían visto junto a la cueva, esta vez ella flotaba por encima de ellos.

Ella los saludó: “¡Hijos míos, buenos días! ¡La paz sea con vosotros! ”

Al instante, los hombres bajaron la vista, sin atreverse a mirarla.

“¡Miradme! no temáis. ¡Soy yo!”

“Madre ¿Qué has hecho?” “¡Perdónanos, perdónanos!” Dijeron los leñadores, que todavía no se atrevían a mirar a la niña. “¿dónde estabas?”

“Estaba en mi casa con mi amado Hijo”.

Poco a poco, los seis hombres alzaron la vista, y cuando descubrieron que la niña aún se encontraba a gran altura, flotando entre las ramas de un árbol cercano, el miedo se apoderó de ellos.

“¡Madre, ten cuidado! ¡Te puedes caer!” Dijeron todos al mismo tiempo.

“Construid una cabaña para mí aquí”, dijo ella sonriendo.

Los hombres se miraron con asombro. Para hacer lo que ella pedía, era necesaria una fuente cercana proporcionara suficiente agua para todo el trabajo involucrado en la construcción de una casa. Finalmente, uno de ellos se atrevió a preguntar:

“¿Construir una cabaña aquí, madre? ¡No hay agua por aquí! ”

“Quiero mi cabaña aquí. No te preocupes por el resto.”

A la mañana siguiente, los hombres transportaron herramientas de construcción a la colina, limpiando la parcela de tierra seleccionada por la misteriosa visitante para construir la humilde morada. Poco antes del mediodía, la joven reapareció ante el grupo.

“Mi casa se levantará aquí primero que nada. Es para todos mis hijos”.

“Sí, madre, lo sabemos; su choza se construirá aquí, pero el agua está muy lejos,” respondió uno de los hombres.

“¡Ve y trae agua! ¡Lávate y toma agua para beber! “Ordenó la joven.

“Madre, este es un lugar seco. No hay agua! ¡Solo un pedregal!” Dijo Adolfo.

“¡Id! ¡tomad el agua!” Respondió la joven mujer.

“¡Démonos prisa para hacer lo que dice Nuestra Madre!” ordenó Adolfo.

El grupo comenzó a marchar hacia un área en la parte norte del pico, donde una roca sobresalía entre piedras más pequeñas. Para su asombro, al llegar a la formación rocosa, descubrieron un manantial de agua cristalina que brotaba de la zona antes seca.

Durante los siguientes cuatro días trabajaron sin descanso construyendo la casa, cortando árboles, cortando anzuelos, desgranando troncos, preparando tablas, ajustando postes y vigas y colocando todo en su lugar. El producto final consistía en una pequeña vivienda rectangular de aproximadamente 4 m de ancho por 5 m de largo y una altura aproximada de 3 metros, con un balconcillo al frente y un techo a dos aguas de hojas de palma que se extendía para cubrir el balconcillo. Montada en pilares de madera dura, la casa estaba elevada a 1 metro del suelo, por lo que los hombres hicieron una escalera con tres escalones que permitían el acceso al balconcillo.

pr-apparitions-09
Ilustración de una casa campesina puertorriqueña con un porche y tres escalones realizados por el pintor puertorriqueño Luis Germán Cajiga. La casa de nuestra Madre tenía un porche y tres escalones, pero el techo estaba hecho de hojas de palma.

Una vez que se completó la casa, los hombres llegaron a la montaña con sus herramientas habituales para continuar el trabajo interrumpido por la construcción de la cabaña. La joven mujer los estaba esperando. De ella fluía un gran resplandor que por un momento dejaba estupefactos a los leñadores. Tanto fue su alegría al verla que exclamaron: “¡Madre, madre, buenos días!”

“La paz sea con vosotros, mis pequeños”.

“Madre, hemos terminado tu cabaña y ahora vamos a trabajar”, anunció el líder del escuadrón.

“Vamos a rezar antes de comenzar a trabajar”. ¿Ya lo hicisteis?

“No, no lo hemos hecho, pero lo haremos antes de comenzar”, respondió Adolfo.

La joven permaneció silenciosa e inmóvil ante ellos, por lo que los trabajadores, uno por uno, se quitaron sus sombreros y se arrodillaron en el suelo.

pr-apparitions-10
Un jíbaro (campesino del interior de Puerto Rico) luciendo una “pava”, el sombrero típico.

“Repetid conmigo, niñitos:

¡Oh Dios! Te agradezco por cuidarme durante la noche.
¡Oh Dios! Te agradezco por cuidar mi mente, por no pensar cosas malas durante el día.
¡Oh Dios! Te agradezco porque mis ojos no ven, ni quieren ver nada prohibido.
¡Oh Dios! Te agradezco por mi boca; que yo no pronuncie una palabra fea.
¡Oh Dios! Te agradezco porque no le guardo rencor a mi vecino, que es mi hermano “.

Al final de la oración, los hombres inclinaron sus cabezas e hicieron la señal de la cruz.

La madre dijo: “¡Id a trabajar, hijos míos!”

Pasaron el día cortando madera, maraña y palmas. Al final de la tarde regresaron a la cabaña para reunirse con Nuestra Madre y dar gracias por la jornada laboral. Luego regresaron a casa. De camino a San Salvador se detuvieron junto a las casas a lo largo del camino para anunciar que: “Madre está en su cabaña para enseñar la doctrina cristiana a todos”.

Los peregrinos comenzaron a escalar el Cerro Las Peñas, algunos con sus familias, para ver a Nuestra Madre y escuchar sus charlas. Así comenzó lo que Adolfo describió como: “Las reuniones en un lugar sagrado, porque desde el primer día que ella apareció, ella bendijo toda esa montaña”.

La predicación

La noticia de la llegada de Nuestra Madre a San Lorenzo corrió como un reguero de pólvora por las plantaciones de café del sudeste de la isla. Poco después de que se construyó su casa, se acercaron docenas de campesinos de lugares cercanos. Otros cruzaron grandes distancias para llegar a la cima del monte. Multitudes fueron a escuchar su predicación desde el balcón de su humilde casa de madera. Justo antes de dirigirse a los presentes, cuyo número a menudo excedía el centenar, Nuestra Madre solicitó que se colocara una imagen de Nuestra Señora del Carmen en el balcón de la casa. Junto con ella, colocó una estandarte de tela azul con estrellas doradas llameantes, muy similar en color y ornamentos al manto de Nuestra Señora de Guadalupe.

pr-apparitions-11

Sus sermones, que por lo general ocurrían los miércoles y viernes alrededor de las seis de la tarde, se anunciaban haciendo sonar una caracola, o un cuerno de buey, para llamar a aquellos que acababan de terminar sus quehaceres cotidianos. Así los llamaba a la cima de la montaña para que pudieran escuchar su enseñanza.

La predicación de Nuestra Madre, hablada en un tono altamente respetuoso para los presentes, y en un lenguaje sencillo, lleno de expresiones puertorriqueñas, giraba en torno a los Evangelios, a los que hacía referencia con gran precisión. También detallaba la forma en que los Evangelios debían aplicarse a la vida diaria. Luego enfatizaba la importancia de bautizar a los niños, orar primero a Dios, luego a la Virgen María y a los santos. Estimulaba la constante recitación del Rosario, a evitar el pecado, ayudándose unos a otros, dando a los necesitados, tratándose unos a otros como hermanos, y que la familia se reuniera para comer y así permanecer juntos. Muchas veces repasó ante la multitud los principios del Catecismo, preparando a aquellos que aún no habían recibido los sacramentos.

Recepción de los sacramentos

Hubo muchas ocasiones en que Nuestra Madre condujo peregrinaciones a las iglesias de las ciudades vecinas para que los catecúmenos se bautizaran y las parejas que vivían juntas recibieran el Sacramento del Matrimonio.

La granja

Nuestra Madre estableció un consorcio caritativo autosuficiente en la cima del Cerro Las Peñas, que todos los habitantes de San Lorenzo y pueblos vecinos llamaban ‘La Santa Montaña’. Allí no solo predicaba, sino que realizaba milagros, se ocupaba de la educación de los niños, ofrecía ayuda a los necesitados y enseñaba a los discípulos a desafiar el opresivo sistema económico colonial por medio de combinar esfuerzos y vender artesanías, en su mayoría canastas de mimbre.

También organizó el tiempo de siembra y cosecha, dando instrucciones a sus discípulos, aquellos que formaban su círculo íntimo, sobre cuándo, qué y dónde deberían plantar. Luego usaban el producto para alimentar a los cientos de personas que asistían a su predicación, y para distribuir comida entre los campesinos hambrientos. Sus discípulos construyeron una capilla separada unos tres metros de la cabaña de Nuestra Madre. Visitantes importantes eran recibidos allí, generalmente sacerdotes y terratenientes.

También se construyó una choza para el trabajo de costura. Un enorme ropero fue colocado allí para almacenar la ropa terminada. Las tareas de costura, cocina y limpieza, cuidado y alimentación de animales, siembra de alimentos, fabricación de cestas y hamacas, lavado de ropa, tala de árboles, construcción y mantenimiento de las estructuras, así como custodia de la finca San Lorenzo, todos fueron llevados a cabo por los discípulos que residían en la Santa Montaña.

El centro de la granja era la cabaña de Nuestra Madre, donde solo podían ingresar los miembros del grupo conocido como ‘Las Niñas de Nuestra Madre’ que pertenecían a su círculo cercano. Esas niñas, cuyas edades fluctuaban entre los seis y los veinte años y que venían de pueblos cercanos, permanecían en la montaña por dos, tres o cuatro semanas. Mientras estuvieron a su lado, Nuestra Madre les enseñó catecismo, oraciones, costura y otras tareas domésticas, modales, buenos hábitos, a ser buenas hijas y esposas, cómo tratar a otras personas, cómo conducirse, cómo leer y escribir y los conceptos básicos de la aritmética.

El compuesto se mantenía por la recolección de limosnas durante los sermones y lo recaudado por mensajeros que viajaban por los vecindarios cerca de la montaña solicitando donaciones en efectivo, comida y ropa. Los dones se usaban para pagar los estipendios de los sacramentos y para ayudar a los necesitados.

Las misiones

Algunas veces Nuestra Madre dejaba el complejo de San Lorenzo en lo que los discípulos llamaban una ‘misión’ (ir a predicar a otros lugares). Los discípulos se turnaban para llevar a Nuestra Madre sentada en una hamaca. En las pocas ocasiones en que dejó la granja a caballo, estaban a cargo de conducir el caballo hasta que llegaran a su destino. Estos viajes fueron a través de la montaña, en caminos estrechos y en ocasiones fangosos.

Nuestra madre generalmente predicaba durante cuatro horas o más en los lugares que visitaba. Su presencia siempre inculcó respeto y temor a Dios. Cada vez más personas venían a recibir instrucción sobre la palabra de Dios, para ser preparadas para recibir los sacramentos o para ser sanadas de varias dolencias. Era suficiente que alguien se sintiera enfermo o con dolor se acercara, para que Nuestra Madre pusiera sus manos sobre la parte afectada y fuera sanada inmediatamente.

Los nombres

Cada vez que le preguntaban quién era, ella respondía “Soy tu Madre”. Llamó a todos los que se acercaron como sus “hijos” sin excepción. Muchos la llamaban “Nuestra Madre” o simplemente “Madre”. Muchos la llamaban la Virgen María.

Ella usó los nombres de Elenita de Jesús, Madre Elena, Mamita Elena y Madre Elenita. [Elena es la forma española del nombre griego Helene: derivada de la raíz hele (brillo, antorcha, brillante) Elenita es el diminutivo de Elena. “Elenita de Jesús” podría ser traducido entonces como “Pequeña Luz de Jesús”].

El 2 de febrero de 1985, por medio de una declaración jurada ante el abogado Felificado Pérez de la Torre, abogado local y notario público certificado, Don Bernardo del Valle, uno de los discípulos de Nuestra Señora de San Lorenzo, dijo que fue durante un sermón en Caguas que pidió ser llamada ‘Elenita de Jesús’. Del Valle fue guardián de la casa de Nuestra Madre en el complejo autosuficiente fundado por ella en la Santa Montaña. También hubo personas que se refirieron a Nuestra Madre como “La Santa” y muchos se refirieron a ella como la Virgen María. El único nombre que Nuestra Madre no se dio a sí misma fue el de ‘misionera’.

pr-apparitions-15

Sus poderes

Durante su estadía en Puerto Rico, Nuestra Madre mostró su poder sobre la fuerza de gravedad, el tiempo, los elementos, la naturaleza, la enfermedad, el sol, el sonido, la materia y las enfermedades malignas — siempre en presencia de sus discípulos, de sacerdotes y de multitudes de personas que asistieron a sus sermones.

Entre los prodigios realizados por Nuestra Madre están: la multiplicación de los alimentos, convirtiendo el sabor de las frutas extremadamente agrias en unas de gran dulzura, y transmutándose  varias veces en una paloma. También demostró tener conocimiento avanzado y un control inusual sobre las leyes de la física. Ella aparecía y desaparecía entre las personas como un rayo de luz. Se hizo invisible solo para algunas personas seleccionadas tres veces, detuvo el movimiento del sol, separó las aguas de los ríos desbordados para cruzar de una orilla a la otra. Levitó en incontables ocasiones y podía ejercer control sobre la fauna.

Su predicación comenzaba al anochecer, que es el momento en que algunas ranas miniatura locales (los coquíes típicos de Puerto Rico) comienzan su canción. Para lograr el mayor silencio posible, Nuestra Madre ordenaba que esas diminutas ranas guardaran silencio y ¡la obedecían de inmediato! Los pájaros también detenían su canción cuando ella les ordenaba hacerlo. De esa manera su voz se podía escuchar en toda la montaña. Testigos presenciales informaron que también conocía los nombres de las personas de manera sorprendente. Podía llamar por su nombre a los que la escuchaban, incluso si no la habían visitado anteriormente. Ella también era consciente de los pensamientos y acciones de quienes la rodeaban.

Las desapariciones de Nuestra Madre también eran comunes. Una vez, ella desapareció mientras todos creían que estaba en su casa. Al principio sus seguidores estaban confundidos. Fueron a buscarla a todas partes, incluso en lo profundo del bosque. Para sorpresa de todos, más tarde reapareció en una casa a gran distancia de la granja de San Lorenzo.

El bálsamo

Con el paso de los años, el manantial que Nuestra Madre hizo aparecer entre las piedras se agotó. Los discípulos que vivían en la granja le imploraron que intercediera para que surgiera otro manantial. Nuestra Madre nuevamente hizo que el agua surgiera entre las piedras, esta vez en la ladera occidental de la montaña. Llamó a ese agua “un bálsamo para todos mis hijos”. También prometió que ese manantial nunca se secaría.

Las reclusiones

En ciertas ocasiones, Nuestra Madre se disculpó con sus discípulos durante las grandes festividades de la Iglesia Católica, explicando que tenía que ir al Cielo para esas ocasiones y luego la recluyeron en su choza durante tres días. Sus discípulos se refirieron a estas reclusiones como ‘encierros’. En las noches en que eso ocurría, un gran resplandor brillaba desde su cabaña. Esa luz se podía ver a una gran distancia. Mientras tanto, sus fieles guardianes no permitían que nadie se acercara a la humilde casita.

La música

Nuestra Madre exaltó la cultura puertorriqueña con su predilección por los villancicos criollos y tocando instrumentos indígenas (güiro, cuatro y tiple) en Navidad y durante otras festividades religiosas mientras exclamaba en voz alta: “¡Viva Puerto Rico!”

Ella reclutó a un pequeño grupo de músicos que tocaban la flauta, el acordeón, la percusión y los instrumentos de cuerda para acompañar a los que cantaban durante la oración del Rosario y para ofrecer la típica música puertorriqueña durante las celebraciones especiales.

El amor de nuestra Madre por la música la llevó a regalar una armónica a un discípulo que demostró tener habilidades musicales. Mientras visitaba el barrio de Piedra Blanca del municipio de Yabucoa, reveló que “hay cantos en el cielo”.

Identidad

Con el tiempo, Nuestra Madre reveló su identidad a sus hijos puertorriqueños. En las ocasiones en que se le preguntó quién era ella, afirmó: “Fui testigo de la muerte de Jesús”, “Soy la madre de todos los hombres”, “Soy la Señora de todos los pueblos”, “Yo soy la que sufrió junto a Jesús” y “Yo soy la Reina del Cielo y la Tierra”.

También les aseguró a sus discípulos que siempre permanecería en la Santa Montaña, aunque solo algunos pudieran verla, mientras que otros solo sentirían su presencia allí. Ella prometió que aparecería ante muchos de ellos en la forma de una paloma, o el pájaro que todos sabían que era su favorito (el zumbador puertorriqueño) y que la reconocerían junto a Jesucristo en el Juicio Final.

pr-apparitions-16
Zumbador de Puerto Rico (Eulampis holosericeus) – Detalle de una foto por A. López

La primera vez que Nuestra Madre se manifestó como Nuestra Señora del Monte Carmelo fue cuando interrumpió uno de sus sermones en La Santa Montaña. Cierto oyente —primo del discípulo Juan Avelino Martínez— comentó: “Elenita parece una holandesita cuando predica”. Nuestra Madre le pidió que le mirara a la cara para determinar su verdadera identidad. Al hacerlo, el hombre cayó de rodillas y la identificó frente a todos como Nuestra Señora del Carmen, insistiendo en que había visto su corona y el resplandor que salía de ella.

pr-apparitions-22

Durante un sermón en el sector Alto Sotero Lebrón del barrio Montones, en el municipio de Las Piedras, Nuestra Madre se identificó nuevamente en público como Nuestra Señora del Monte Carmelo. Con el tiempo, los peregrinos que llegaron a la Santa Montaña desde lugares fuera de San Lorenzo, la llamaron, por su propia voluntad, “Nuestra Señora del Monte Carmelo”. En ningún momento ella corrigió a quienes la llamaron de esa manera.

Aproximadamente dos o tres años antes de partir de Puerto Rico, Nuestra Madre suplicó a sus discípulos que rezaran a “Papito Dios”, el nombre con el que se refería a Dios [una expresión muy similar a la utilizada por San Pablo en Gálatas 4: 6] — para permitirle derramar su sangre en La Santa Montaña “para el perdón de todos los pecadores, ya que esto será una bendición especial para Puerto Rico”. Una vez que comenzó a identificarse como Nuestra Madre Redentora, llevaba una cubierta con las iniciales M y R —separados por una cruz (M † R) — grabada en la parte frontal de su capucha. Al darse cuenta de eso, algunos de sus discípulos se refirieron a ella como “Madre Redentora”.

Unos meses antes de su partida de Puerto Rico, Nuestra Madre envió de vuelta a casa a las niñas que la acompañaban en la granja de San Lorenzo. Una de ellas, Juana Rodríguez Flores de Caguas, no quería dejarla de lado y entristecida se alejó llorando. Nuestra Madre la llamó de vuelta. Rápidamente, Juana regresó, pero en vez de anunciar que podía quedarse, Nuestra Madre le regaló la pintura de Nuestra Señora del Carmen que estaba colgada en el balconcillo. La niña colocó la pintura sobre su pecho y la apretó como si fuera un regalo de inmenso valor. Mientras Juana abandonaba la granja nuevamente, Nuestra Madre la llamó para preguntarle si sabía lo que estaba cargando.

“Una imagen de Nuestra Señora del Carmen”, respondió ella.

Y Nuestra Madre respondió: “Esa soy yo misma”. No le digas eso a nadie “.

La salida

Durante el año y medio anterior a su partida, Nuestra Madre comenzó a preparar a sus discípulos más cercanos para que pudieran enfrentar la despedida final con serenidad.

Estos preparativos los justificaba con frecuencia por “la necesidad de visitar otros lugares”. Ella les dijo que no se iría de la misma manera que había llegado a Puerto Rico, “porque si lo hiciera, terminarían en la cárcel”. Nuestra Madre también consoló a los discípulos con respecto a su partida diciéndoles que ella simplemente ‘cambiaría.’

Una tarde Nuestra Madre llamó a los discípulos frente a su cabaña y les informó que no la verían por un largo período de tiempo. Todos concluyeron que iría a uno de sus ‘encierros’. Sin embargo, esa fue su partida final.

Ese confinamiento final, que duró 40 días, comenzó el sábado 21 de agosto de 1909. Durante ese período de tiempo, ella solo habló con Francisca Gómez Montes, una de las que estuvieron siempre a su lado. Alrededor del 22 de septiembre, Nuestra Madre le dijo a Francisca qué hacer con la sangre que Nuestra Madre derramaría. Le indicó a la niña dónde colocar el cuerpo y los candelabros para el velatorio que duraría tres días. Mientras tanto, la “desaparición” de Nuestra Madre había llegado a los oídos de las autoridades. El jefe de la jefatura de policía en San Lorenzo, en respuesta a los informes de los residentes locales sobre la ausencia de Nuestra Madre, envió dos agentes a Santa Montaña para verificar que no había sufrido ningún percance.

Los oficiales fueron a la granja. Cuando descubrieron que Nuestra Madre no estaba cerca, amenazaron a los discípulos y les dijeron que si ella no aparecía en los próximos tres días, todos serían encarcelados. Tres días más tarde, cuando los dos guardias regresaron a la granja, Nuestra Madre reapareció entre algunos discípulos atemorizados. Después de saludar a los agentes y asegurarles que estaba ilesa, los envió de vuelta a la ciudad. Cuando los policías se fueron, Nuestra Madre aprovechó el evento para insistir en sus razones para no irse de la misma manera que ella había llegado a Puerto Rico.

“Ya os dije que si me iba de esa manera, todos mis queridos hijos terminarían en la cárcel”.

Luego, ella les informó que: “Quiero estar sola durante los próximos tres días para prepararme”. Después de tres días, deberéis ir [a la cabaña] y revisar debajo de mi habitación. Veréis sangre goteando a través de las grietas entre las tablas del piso. Esa será mi sangre, que verteré antes de irme. Entonces puedes entrar a mi habitación. Ya no estaré aquí, pero no digáis que yo he muerto, sino que fui cambiada. Ponedme en una caja tal como me encontréis, con mi Rosario y todo. Estaré lista. Entonces llevadme al cementerio de San Lorenzo “.

pr-apparitions-24

Bajo la triste mirada de los campesinos, Nuestra Madre entró en su choza para quedarse allí los tres días restantes de su último confinamiento. En ocasiones, los discípulos la escucharon cantar acompañándose de su güiro mientras cantaba unas coplas que decían en parte:

“Los niños de pecho lloran,
los pecadores se afligen,
porque nuestra gente dice:
adiós Madre Redentora.”

Al amanecer del miércoles 29 de septiembre, el día de la fiesta de San Miguel Arcángel, cuyo nombre hasta 1911 era parte del nombre original del pueblo de San Lorenzo: San Miguel del Hato Grande, el discípulo José González encendió un calentador para preparar café para aquellos que guardaban vigilia en la montaña. Mientras hacía eso, González escuchó la voz de Nuestra Madre, por lo que inmediatamente se arrodilló e inclinó la cabeza.

“Ya he cambiado, hijo mío, pero estaré contigo hasta el último día y te recibiré en la gloria del cielo”.

Mirando hacia arriba, González notó que Nuestra Madre se había ido. Inmediatamente  dio cuenta de lo que pasaba a los otros discípulos, por lo que todos se apresuraron y fueron a la cabaña. Vieron sangre goteando a través de las grietas del piso de la casa formando un charco debajo de la estructura. Todos recordaron las palabras que pronunció varias veces:

“¡Bendito sea Puerto Rico si derramo mi sangre aquí!”

Cuando descubrieron la sangre debajo de la cabaña, los discípulos entendieron que tenían permiso para entrar. Allí encontraron el cuerpo de Nuestra Madre en el suelo de su habitación. Ella ya estaba envuelta en un bálsamo que describieron “como ramos de lilas”.

Una vez que los ánimos fueron restaurados, uno de los mensajeros fue en busca de Francisca Gómez. Nuestra Madre le había enseñado a Francisca cómo cuidar su cuerpo y su sangre con la ayuda de las otras niñas. Mientras tanto, otros discípulos abandonaron Santa Montaña en varias direcciones para difundir el cambio de Nuestra Madre entre los residentes de los barrios cercanos y para notificar a las autoridades de San Lorenzo sobre su partida.

Al llegar a la granja, el grupo de niñas encabezadas por Francisca hizo todo lo que Nuestra Madre le había ordenado, recogiendo su sangre con paños blancos que luego se colocaron dentro de varios frascos de vidrio, que a su vez fueron enterrados cerca de su cabaña.

Esa tarde, el juez de San Lorenzo, Emilio Buitrago, visitó el velatorio en la montaña. Una vez que determinó que el cambio de Nuestra Madre no había sido causado por ningún acto malvado, concluyó: “El cuerpo de la Madre Elenita ahora pertenece a los ángeles”.

Durante las primeras horas del viernes, 1 de octubre, las niñas envolvieron su cuerpo en una mortaja y lo colocaron dentro del ataúd para llevarlo al cementerio de San Lorenzo.

A medida que el cortejo fúnebre avanzaba hacia el norte, cruzando los sectores entre Santa Montaña y el centro poblado del municipio, las autoridades estimaron que unas 20,000 personas se unieron a la procesión.

El padre Puras, párroco de la iglesia de San Lorenzo, ya vestía su atuendo funerario y salió para unirse a la procesión. Al detenerse junto a la caja, exclamó: “¡Si supierais a quién lleváis allí!” Inmediatamente, el sacerdote cayó de rodillas, pidiendo perdón por las ofensas que había cometido. El padre Pedro Puras fue el párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de la isla-municipio de Vieques hasta junio de 1919.

[“Ya he dado el cambio, hijito, pero estaré con ustedes hasta el último día y os recibiré gloriosamente en el cielo.”]

pr-apparitions-25

Al entrar en la iglesia, los discípulos que llevaban el ataúd le dijeron al sacerdote que, a medida que avanzaban hacia San Lorenzo, el peso del ataúd comenzó a disminuir. Parecía estar vacío cuando llegaron a la ciudad.

Para enterrar el cuerpo de acuerdo con la ley, era necesario que el médico del pueblo firmara un certificado de defunción. En el caso de Nuestra Madre se convirtió en un documento pro forma , ya que fue preparado sin un examen médico del cuerpo. La información suministrada por Francisco Torres fue suficiente porque la fallecida carecía de un certificado de nacimiento, certificado de bautismo o cualquier otro tipo de identificación.

El acta (número 145 en el Folio 16 del Libro 12 del registro municipal de defunciones) incluye la edad de la difunta —35 años— atribuye su muerte a la debilidad general, y señala el cementerio de San Lorenzo como el lugar del entierro. El difunto aparece registrado bajo el nombre de Elena Huge. Nadie sabe por qué ese apellido aparece en el certificado de defunción, aunque las teorías abundan en ese sentido. Algunos dicen que fue sugerido por un abogado  —alguien a favor de la anexión de Puerto Rico a los Estados Unidos— el señor Huge, un abogado que trabajaba en el área de Caguas-San Lorenzo, y estaba decidido a eliminar todos los rastros de Elenita de Jesús del registro oficial.

Después de la Misa de Réquiem, la procesión fúnebre continuó marchando hacia su destino final, la cripta de la Familia Sellés en el cementerio municipal. Los miembros de esa familia habían aceptado enterrar a Nuestra Madre allí.

Quienes cargaron la caja durante la última parte del viaje fueron los discípulos varones de la granja. Se miraban el uno al otro en complicidad porque el peso ligero del ataúd mostraba que con toda probabilidad estaba totalmente vacío. Los discípulos depositaron el ataúd en el suelo frente al cementerio y ayudaron solemnemente al sepulturero a enterrar la caja.

La ciudad todavía estaba llena de gente y aunque las ropas de los discípulos estaban empapadas por la lluvia profunda, y se sentían extremadamente cansadas y hambrientas después de doce horas de peregrinación, así y todo decidieron regresar a la Montaña Santa. Al llegar a la granja, se desanimaron después de buscar a la Madre por todas partes y no encontrarla. Adolfo Ruiz Medina trajo un nuevo rayo de esperanza con siete palabras: “¡No hemos mirado en La Santa Peña!”

Todos se apresuraron por la vertiente norte de la montaña y cuando llegaron a la roca de granito, se detuvieron en seco: de pie junto al acantilado, toda rodeada de luz, su Buenaventura estaba esperándolos, sonriendo.

La imagen

Lo primero que hicieron los discípulos de Nuestra Madre después de su ‘cambio’ fue recolectar dinero para pagar el grabado de las palabras ‘Madre Redentora’ en su lápida funeraria en la cripta de la familia Sellés. Luego plantaron arbustos alrededor del lugar donde ella cambió en La Santa Montaña, para que nadie pisase su tumba. Se recaudaron fondos también para la construcción de un santuario. Mientras tanto, el P. Puras subió a la granja tres veces a la semana para celebrar la Misa en la capilla que Nuestra Madre había construido.

Una imagen de Nuestra Señora del Monte Carmelo llegó más tarde. Nuestra Madre había ordenado la imagen a un taller en España a través de un residente de San Lorenzo, y los discípulos se sorprendieron al ver que tenía un gran parecido con Nuestra Madre. Esa imagen fue llevada en solemne procesión por unas seis mil personas a la Santa Montaña, donde permanece hasta hoy.

pr-apparitions-13
La imagen de Nuestra Señora del Monte Carmelo encargada por Nuestra Madre

A lo largo de las décadas siguientes, los peregrinos continuaron visitando Santa Montaña y en agosto de 1982, dos niñas del municipio de Cidra que con frecuencia visitaban el lugar con familiares, Aida Rivera (8 años) y Migdaly Cintrón (7 años), supuestamente hablaron con la Virgen María durante una aparición. Una vez fuera de su estado de trance, Migdaly informó a todos los presentes que una hermosa dama apareció frente a ella, la tomó de las manos y le dijo que no tuviera miedo, “… porque soy la madre de Dios … la Virgen María. ”

A partir de ese momento, tanto Migdaly como las otras tres niñas de Cidra se convirtieron en videntes marianos—Aida Rivera, de ocho años, Jessie Bermúdez, y Marilyn Ruiz, ambos de solo siete años—fueron llevados por sus parientes tres veces por semana a La Santa Montaña para continuar reuniéndose con la Virgen María, quien les pidió que trajeran flores y proclamaran sus mensajes. También les pidió que reunieran a muchos niños, a quienes describió como “mi principal preocupación”, para visitarla en la Santa Montaña y para instar a la gente a orar y cantar himnos porque “Dios está muy cerca de la Tierra y estamos en el última etapa de lo que se ha decretado que sucederá.”

pr-apparitions-00

Visión reciente

El 25 de septiembre una multitud de más de 300 personas acompañó a Migdaly, Marilyn y Aida en la recitación del Santo Rosario en el área de Santa Montaña conocida como Las Tres Cruces. En esa ocasión, la Virgen María colocó un Rosario en manos de Marilyn.

Mientras tanto, Aida y Migdaly comenzaron a levitar. Los que estaban en la audiencia se sorprendieron al darse cuenta de que las chicas estaban a una altura de tres o cuatro pies sobre el suelo sin nada que las sostuviera. Algunos escaparon, otros cayeron al suelo o siguieron rezando y algunos, al ver que la distancia entre las niñas y el suelo aumentaba, comenzaron a gritar.

Justina Sánchez, una residente de Cidra que estaba entre los feligreses rezando esa noche, informó que la levitación ocurrió alrededor de la 1:30 a. m. Con la ayuda de Antonio Rolón, Sara Sánchez y Nelly Martínez, logró agarrar a Aida por las piernas y bajarla, pero mientras intentaba agarrar a Migdaly, el cuerpo de la niña se ubicó horizontalmente con los brazos extendidos. Migdaly flotó durante unos cinco minutos a una altura de más de siete pies y después de mucho esfuerzo, las mismas personas que lograron llevar a Aida hacia abajo alcanzaron el cuerpo de Migdaly y la trajeron de vuelta al suelo.

Durante los siguientes meses, tanto los niños como las personas que visitaron La Santa Montaña dijeron a los medios que habían escuchado cantar a un coro de niños. No podían precisar el lugar exacto de donde venían las voces.

Una vez que se corrió la voz sobre las apariciones marianas en Santa Montaña, la cantidad de grupos de oración que visitaron el lugar aumentó rápidamente. Se organizaron peregrinaciones, retiros, charlas y todo tipo de actividades para atender las necesidades espirituales de los feligreses. Vinieron al santuario con la esperanza de ver a Nuestra Madre, pero también en busca de curación espiritual, emocional o física. Algunos deseaban escuchar nuevos mensajes de la Virgen María. Cualesquiera que sean las motivaciones que impulsaron a estos peregrinos a unirse a Santa Montaña, todos quedaron impresionados por los fenómenos espirituales reportados que experimentaron mientras visitaban el lugar.

La investigación

Tan pronto como se le notificaron estos hechos, el obispo de la diócesis de Caguas, monseñor Enrique Hernández Rivera, ordenó al sacerdote benedictino Jaime Reyes, adscrito a la abadía de San Antonio, en Humacao, Puerto Rico, a realizar una investigación exhaustiva de lo sucedido. Monseñor Enrique Hernández Rivera, es conocido en Puerto Rico como ‘el Obispo amado por su pueblo’.

Mientras el Padre Reyes conducía la investigación, miles de personas llegaron al lugar en busca de curación física, conversión o ayuda espiritual. Con el fin de proporcionar a estos feligreses un lugar adecuado para sus necesidades, Monseñor Hernández ordenó la construcción de un santuario diocesano en la Santa Montaña. Fue nombrado como Nuestra Señora del Carmen (Nuestra Señora del Monte Carmelo). Cuando se completó la construcción del santuario, el Padre Reyes fue nombrado rector del lugar.

pr-apparitions-26

La exhumación

Juan M. Pedró, un sepulturero que había trabajado allí durante décadas, le dijo a un periodista, durante una entrevista en 2005, que en 1991 se le ordenó abrir la cripta de la familia Sellés. También se le dijo que retirara el ataúd donde se colocó el cuerpo de Nuestra Madre en 1909.

Pedró informó que al mediodía del miércoles santo de 1991 se le ordenó abrir la tumba y sacar la caja. “Hice eso, y cuando levanté la tapa, estaba vacía. No había nada adentro, ni siquiera polvo de huesos. Eso es muy extraño porque cuando abres una caja sellada, no importa cuántos años hayan pasado, siempre hay algo, ya sean huesos, pedazos de huesos, el cráneo o parte del cráneo; o al menos polvo de huesos. Escuchó a los testigos de la exhumación que esperaban al menos encontrar una mortaja o un rosario, pero no había nada allí. La caja estaba vacía.

pr-apparitions-27

El informe

En 1993, el presidente de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña, monseñor Fremiot Torres Oliver, ordenó una investigación sobre los sucesos de Santa Montaña. A cargo de la investigación estuvo el Padre José Dimas Soberal, Vicario General de la Diócesis de Arecibo.

En su informe final, publicado el 15 de agosto de 1994, el padre Soberal, entre otras cosas, concluyó que:

[Téngase en cuenta que sin contar o presentar ninguna evidencia:] “la persona que vivió en La Santa Montaña con campesinos puertorriqueños entre 1899 y 1909 no era la Virgen María, sino una ciudadana holandesa llamada Elena Huyke;”
[Téngase en cuenta que sin ningún examen médico:] “estos campesinos (los testigos), porque eran en su mayoría analfabetos y pobres, además de ser seniles, crearon un mito que sus descendientes repitieron;”
[Téngase en cuenta que sin tomar en cuenta las apariciones en Tepeyac, Lourdes y Fátima, entre otros,] “la persona que estuvo en La Santa Montaña entre 1899 y 1909 no pudo ser la Virgen María porque después de su Asunción este último no había vuelto a pisar el Tierra y; decir que la Virgen María había sido la figura que estuvo en La Santa Montaña entre 1899 y 1909 es creer en la reencarnación.”

Monseñor Hernández Rivera y el P. Reyes no estuvieron de acuerdo con el informe del P. Soberal. El informe fue enviado a todos los obispos de Puerto Rico, pero la respuesta de Monseñor Hernández Rivera y el Padre Reyes no fue más allá del escritorio de Monseñor Torres Oliver. Debido a grandes presiones, en 1998 Monseñor Hernández Rivera presentó su renuncia como obispo de la Diócesis de Caguas.

Aproximadamente siete años después (2005), mientras un periodista puertorriqueño estaba investigando para escribir un libro sobre Santa Montaña, se puso en contacto con la Diócesis de Caguas para preguntar sobre la opinión del obispo sobre la identidad de Nuestra Madre. Ella fue informada por un oficial de la diócesis, que monseñor Rubén González no haría ningún comentario al respecto porque la investigación diocesana sobre esos eventos estaba cerrada. El periodista preguntó quién era el oficial que había ordenado el cierre de la investigación. La respuesta fue: “No tengo esa información”.

La información investigada por el periodista para ese libro incluye las memorias de Adolfo Ruiz Medina, dictadas por él antes de morir. En ellos, el antiguo leñador recuerda sus diez años como discípulo de Nuestra Madre en Santa Montaña.

En un segundo libro escrito por la misma periodista, ella incluyó los certificados oficiales de nacimiento y muerte de la ciudadana Elena Huyke, que fueron obtenidos por la genealogista holandesa Mathijas Vonder. Esos documentos y otros emitidos por las autoridades españolas prueban que Elena Huyke, ciudadana holandesa a la que se refirió el padre Soberal en su informe, nació en Curazao, en las Antillas Holandesas en 1847, llegó a Puerto Rico con su familia, vivía en el municipio de Arroyo, y aparece registrada en el censo español de 1870. Luego regresó a Curazao con su padre en 1880 y murió allí en 1925. En conclusión, Elena Huyke dejó Puerto Rico 19 años antes de que Nuestra Madre llegara a la Santa Montaña y murió fuera de Puerto Rico 16 años después del entierro de Nuestra Madre.

La sangre

Durante las décadas que siguieron al fallecimiento de Nuestra Madre, sus discípulos y sus descendientes mantuvieron el lugar donde Madre había vivido con los jibaritos puertorriqueños , marcando y protegiendo el lugar donde se encontraba su humilde casita y donde ella derramó su sangre. También construyeron una capilla rústica que fue utilizada como lugar de oración por los peregrinos que visitaban la zona.

En 1935, Félix Rodríguez Tirado, un residente de Patillas que testificó que Nuestra Madre le había dicho que Dios la había enviado a hablar sobre la salvación para todos, estaba cavando en el área donde Nuestra Madre derramó su sangre. Planeaba colocar un monumento allí. Luego encontró algunos pedazos de tela con la sangre de Nuestra Madre. Estaba tan impresionado por el hecho de que la sangre todavía estaba fresca, 25 años después del entierro, que los sacó rápidamente y los enterró de nuevo en un lugar cercano de unos tres o cuatro pies de profundidad.

En 2013, Gerardo González Rosario, un artesano residente del barrio de San Salvador, Caguas, y nieto del discípulo Alberto Rosario Galarza, quien era parte del grupo conocido como Soldados de Nuestra Madre, firmó una declaración jurada ante un abogado adscrito a la Comisión de Derechos Civiles de Puerto Rico, Joel Ayala Martínez. En el documento indicó que en 1984 había recibido órdenes de Nuestra Madre para ir a Santa Montaña, lo cual hizo. Siguiendo sus instrucciones precisas, encontró los frascos que contenían la sangre derramada en 1909 que fueron enterrados en 1935. Para su sorpresa, descubrió que la sangre aún estaba fresca. Después de quitar las botellas, mientras se preparaba para enterrarlas nuevamente donde se lo indicaron, pidió permiso para llevarse un trozo de tela manchada de sangre. Con el permiso otorgado por Nuestra Madre, los colocó en un pequeño frasco de vidrio que cerró con un corcho y se llevó el bolsillo.

pr-apparitions-04

González Rosario no le reveló a nadie lo sucedido hasta que nuevamente recibió instrucciones de Nuestra Madre en 2013, esta vez ordenándole que mostrara la muestra de sangre que había mantenido oculta desde 1984.

El 9 de enero de 2013, David Ortiz Angleró, actor, orador y ex presidente de la Asociación de Productores y Artistas de Espectáculos, conocido por sus siglas APATE, visitó la residencia del Sr. González Rosario en el barrio San Salvador de Caguas. Angleró, tuvo frente a él y a la vista—desde las 9:45 am hasta el mediodía— la botella de vidrio transparente que contenía la sangre de Nuestra Madre. Mediante una declaración jurada firmada el 2 de marzo de 2013 ante el comisionado Joel Ayala Martínez, Agleró indicó que la sangre aún permanecía líquida, y tenía el color de las manzanas rojas. Además, desde el recipiente de vidrio, aunque estaba cerrado, emanaba un fuerte aroma a rosas. La declaración del Sr. Angleró fue certificada oficialmente de acuerdo con las leyes de Puerto Rico.

pr-apparitions-21
David Ortiz Angleró

El 12 de febrero de 2013, se extrajo una muestra de la sangre en condiciones asépticas estrictas para evitar la contaminación. La sangre, aún en estado líquido: fresca, fue llevada al Advanced DNA Identification Center para realizar un estudio mitocondrial, permaneciendo todo el tiempo bajo la supervisión de González Rosario. El estudio de la muestra fue realizado por el propietario de dicho laboratorio, el Dr. Gilberto Aponte Machín, en presencia de doce testigos de diversas profesiones y oficios, todos de una reputación impecable. Todo eso fue debidamente registrado de acuerdo a la ley.

pr-apparitions-28
Momento en que el doctor Aponte Machín sacaba la muestra  de la sangre en el frasco. Foto cortesía de Joan Veve.

Los testigos observaron el momento en que se abrió la botella, así como la fuerte, identificable y penetrante fragancia de las rosas que duró hasta que se cerró. También atestiguaron la inmutabilidad de la sangre, que permaneció en estado líquido y de un color rojo escarlata brillante durante los 27 minutos que duró la extracción de la muestra. Seis de los testigos fotografiaron el procedimiento con cámaras digitales. Dos de ellos tomaron videos de la sala de examen mientras el procedimiento estaba en progreso.

pr-apparitions-14

Los científicos intentaron determinar (1) si la sustancia líquida en el recipiente de vidrio era en realidad sangre humana, (2) el sexo de la persona a la que pertenecía y (3) la ascendencia del sujeto a través del análisis de ADN.

El resultado oficialmente certificado del análisis, fechado el 28 de febrero de 2013, indica, sin lugar a dudas, que la sangre extraída de la botella bajo la custodia del Sr. González Rosario proviene de una mujer y que la probabilidad asociada de que esa persona sea puertorriqueña es 1 en 577 millones de billones. A modo de referencia: la población estimada de la Tierra es de alrededor de 7,1 mil millones de personas, o 7,100,000,000 de seres humanos.

pr-apparitions-06

Un experto puertorriqueño, bajo condición de anonimato, que trabaja en un laboratorio de investigación genética en San Juan, con una maestría en biología con concentración en filogenia —la ciencia de clasificar especies— tradujo la nomenclatura científica en el documento a un lenguaje comprensible para el ciudadano promedio, indicando los pueblos cuyos genes aparecen en la sangre.
La lista a continuación tiene dos columnas. A la izquierda se enumeran los marcadores genéticos (números y letras) que aparecen en el resultado emitido por Advanced DNA Identification Center, Inc. y a la derecha están los pueblos identificados con esos marcadores genéticos. Los nombres de las ciudades, países y continentes mencionados en la lista aparecen en el mismo orden de la lista.

RESULTADOS DEL ADN [EN MODO DE COMPATIBILIDAD]
COMPATIBILIDAD CON EL MARCADOR GENÉTICO

D3S1358(3p) Filipinas
THO1 (11P15.5) S. Africa, Timor Leste (Sudeste de Asia)
D21S11 (21q11-21q21) Apache, Argon (India)
D18S51 (18q21.3) Nativo American, Egipcio
D5S818 (5Q23.3-32) Hutu (Rwanda) Arabe (Tunisia)
D13S317(13q22-q31) Africano (Colombia,) Guineano
D7S820 (7q11.21-22) Baiti (India) Hungaro, Romany
D16S539 (16q2.4-qter) Inupiat (No. Alaska) Japón
CSF1PO (5q33.3-34) Lai (India)
PENTA D (21q) Baniya (India) Malayo (Singapur)
VWA (12p12-pter) Bieloruso (Polaco) Bubi (Guinea Eq. )
D8S1179 (8q) Guinea Eq. España. Atabaska, Alaska
TPOX (2p23-2pter) Berber (Túnez) Lituania
FGA (4q28) Mestizo, Bniya (India)
Amelogenin (Xp22.1-22.3) No identificable

Nota: Las tribus se localizaron a través de la base de datos Earth, Human and Short Tandem Repeat Allele Frequencies Database (EHSTRAFD). Frequencies of the Tandem Repetition of Human Earth Alleles.  En rojo se indica la frecuencia más alta.
La información proporcionada por este experto fue examinada por el Dr. Miguel de Puigdorfila, quien tiene una maestría en estudios biológicos. También es abogado, historiador y prominente filólogo con amplios conocimientos de medicina forense, y es un experto en el campo de la historia de la migración humana. La explicación ofrecida por el Dr. Puigdorfila después de examinar el documento del experto indica:

Aunque los resultados del análisis de la sangre de Nuestra Madre contienen genes de pueblos antiguos que se extendieron por todo el mundo, nuestro problema ahora es: que estaríamos especulando, si supiéramos por qué la sangre de Nuestra Madre contiene genes de personas de todo el mundo. Debido a la destrucción de las bibliotecas de las grandes civilizaciones antiguas, la información sobre tendencias migratorias antiguas se basa principalmente en teorías, y a veces es contradictoria. Carecemos de registros confiables de las corrientes migratorias del mundo más allá del año 1000 A.C.

pr-apparitions-07

En esta declaración profesional, el Dr. Puigdorfila revela su sorpresa científica y personal al descubrir la casi imposibilidad de que la mujer cuya sangre se analizó fuera puertorriqueña.

La publicación oficial (edición de 1980) de la UNESCO indica que la población de Puerto Rico estaba compuesta por el 89% de los blancos de todos los grupos étnicos europeos pero especialmente españoles, franceses, italianos e irlandeses, y que sus descendientes se habían mezclado con indios taínos, y 11% negros africanos y mulatos. Nos vemos obligados a considerar que la población puertorriqueña actual desciende de las sucesivas oleadas de emigración de blancos europeos que ocurrieron durante los últimos 500 años. El más obvio, el español, pero no necesariamente la mayoría en el siglo XIX, porque: (1) los españoles son una mezcla de los siguientes pueblos: tartesios, fenicios, cartagineses, íberos, griegos, romanos, visigodos, alanos, suecos, astures, egipcios, vascos, franceses, árabes, asirios, palestinos, beduinos, negros y bereberes, por nombrar unos pocos además de los romanos; (2) los franceses son una mezcla de galos, romanos, árabes, gascones, francos, sajones, godos y corsos; (3) los italianos son una mezcla de romanos, etruscos, lombardos, griegos, sicilianos, sardos y napolitanos. Los negros son una mezcla de igbo, mandingo y bantú. A todo esto debemos sumar los rusos, los celtas irlandeses, los polacos, los escandinavos, las mezclas danesas y holandesas que conforman el pueblo estadounidense, que también llegaron más tarde. Si la sangre de la mujer que se analizó no contiene genes identificados con ninguno de los componentes mencionados, eso implicaría que ella no desciende de esa mezcla de razas. Y si consideramos que esta mezcla de razas es la regla identificable para los objetivos de Europa occidental de los últimos 1500 a 1000 años, eso significaría que el tema proviene de una mezcla étnica diferente y más antigua. [NOTA: compare con Proverbios 8: 22-36 ]

En marzo de 2013, el Sr. González Rosario envió una carta a Monseñor Rubén González, obispo de la Diócesis de Caguas, así como a los cinco obispos restantes de Puerto Rico-San Juan, Ponce, Mayagüez, Arecibo y Fajardo-Humacao-informándoles sobre la reliquia bajo su custodia, cómo se encontró, la prueba de ADN realizada en ella, la lectura de la prueba de sangre y los comentarios de expertos sobre el tema. Poco después, se celebró una conferencia de prensa en San Juan para transmitir esa información al pueblo puertorriqueño.

El obispo de la Diócesis de Caguas, monseñor Rubén González, envió una carta al Sr. González Rosario, indicando que había ordenado la creación de un comité ad hoc compuesto por cuatro sacerdotes para estudiar las recientes revelaciones hechas por el Sr. González Rosario. El mismo González Rosario fue entrevistado el 5 de noviembre de 2013 por ese comité, que consistía en un psiquiatra, un psicólogo, un mariólogo y un experto en geriatría. La entrevista, que tuvo lugar en la sede diocesana de Caguas, duró tres horas. Hasta el momento, como está escrito en el verano de 2015, el comité no ha entrevistado a ninguna otra persona, incluido el padre Reyes.

Monseñor González cesó en sus funciones como Obispo de la Diócesis de Caguas en enero de 2016 y, hasta el momento de su partida, no se pronunció sobre las pruebas que le fueron enviadas. La comisión científica nombrada por él tampoco ha emitido ninguna declaración pública al respecto.

pr-apparitions-02

Las profecías

Esta lista de profecías fue tomada del libro por el P. Jaime Reyes. OP La Santa Montaña de San Lorenzo, Puerto Rico y el Misterio de Elenita de Jesús 1899-1909

1. Cuando aquellos que suban a la montaña no pongan aceite en la lámpara, la que está abajo junto una de las puertas, la montaña se oscurecerá.
2. Mi trabajo será olvidado, pero los pequeños lo volverán a poner en marcha y los grandes lo terminarán con gran esplendor.
3. La montaña caerá, pero volverá con más fuerza.
4. Cuando me vaya, la montaña volverá a la oscuridad, pero eventualmente mucha gente subirá a la montaña como hormigas.
5. Cuando me vaya, la montaña caerá, pero eventualmente florecerá como una rosa.
6. La Montaña brillará nuevamente con un hombre santo en Santa Peña.
7. Cuando me haya ido, vendrán hombres que continuarán mi misión.
8. Un camino pasará a través de la montaña.
9. Aquellos que estáis en problemas, escalad la Montaña, eso será la salvación para muchos.
10. El agua escaseará, pero el manantial de la montaña siempre tendrá su bálsamo. Cuando el agua se seque en otros lugares, no faltará en la Montaña.
11. La montaña tendrá una aldea y gente vendrá de todas partes al pequeño pueblo de la aurora.
12. Muchos peregrinos subirán aquí en 70 a 80 años.
13. Si Puerto Rico se hundiera, la montaña no se hundirá.
14. La montaña está frente a Jerusalén, donde Dios derramó su sangre. [NOTA: El lugar donde Elenita le pidió a los jibaritos que construyeran su cabaña está a una elevación (2,226 pies/678.48 m) ligeramente por debajo del Monte Calvario (2536 pies/772.97)]
15. Al final de los tiempos, la montaña estará vestida de azul. Algunos intentarán alcanzarla, pero no podrán.
16. Al final de los tiempos, los cuervos regresarán a la montaña.
17. La Montaña es el lugar donde se juzgará a los vivos y a los muertos.
18. Cuando Abdón del Valle trajo una carta de Elenita al Obispo de Puerto Rico, el prelado respondió negativamente y Elenita dijo que vería al Obispo y los sacerdotes subir la montaña sin ser llamados; que quienes la escucharon no vieron quién era ella.
19. Los sacerdotes no creen en mí, pero los espero en la montaña.
20. Cuando el Obispo suba a la montaña, ya será el final de los tiempos, o al mundo le quedará poco tiempo.
21. Los sacerdotes dormirán en la montaña.
22. Al final de los tiempos, el Papa vendrá a la Montaña.
23. Apareceré como una paloma blanca en la montaña y en la casa de mi pueblo.
24. Viajaré y no seré enterrada hasta que hayan pasado tres días.
25. Vendré a tomar a los que son míos.
26. Siempre estaré en la montaña: algunos no me verán, pero sentirán mi presencia.
27. Volveré a la montaña para el fin del mundo.
28. La Virgen del Amanecer vendrá a la montaña.
29. El Pueblecito de la Aurora crecerá aquí.
30. El Pueblecito de la Aurora en unos 80 años.
31. El Pueblecito de la Aurora estará tan lejos del Gran Día como la boca de la nariz.
32. Habrá pocos sacerdotes.
33. Las iglesias estarán cerradas pero deberéis rezar en sus puertas.
34. Vendrán falsos profetas que querrán conquistar la religión católica.
35. Llegará el momento en que colocaréis a las Tres Personas Divinas en las puertas.
36. En los últimos tiempos, mi retrato llegará a la montaña, el final estará cerca.
37. Un buen gobierno vendrá pero otros no serán así.
38. Las mujeres votarán en las elecciones.
39. Se levantará un partido político que será muy difícil de vencer.
40. Se levantará un partido político que corromperá a Puerto Rico.
41. Puerto Rico será comunista por 48 horas y muchos sufrirán.
42. El país será la ciudad y la ciudad será el país. Donde las espinas crezcan, la tierra será limpiada y donde la tierra esté clara crecerán las espinas.
43. Habrá tierra frondosa verde y sin fruto.
44. Nadie querrá trabajar la tierra.
45. Las mujeres tomarán los trabajos de los hombres.
46. Puerto Rico tendrá muchas carreteras.
47. Habrá negocios uno encima de otro.
48. Habrá suficiente comida.
49. El dinero vendrá a sus hogares, bendecidlo y usadlo.
50. Llegará un momento en que no habrá necesidad de usar dinero.
51. Los hombres huirán de las mujeres.
52. Cuando haya más luz, mayor será l oscuridad.
53. Los valles de Puerto Rico, serán pastos para peces.
54. Las aguas del mar inundarán Yabucoa.
55. Arroyo y Guayama arderán.
56. Los hombres caminarán en el aire.
57. Los hombres viajarán en carretas sin bueyes y en caballos sin cabeza.
58. Cuando los hombres hablen entre sí sin verse, el final estará cerca.
59. Habrá demasiada ropa.
60. Los hospitales estarán tan llenos, que darán veneno a los pacientes como medicina.
61. Habrá casas hechas de hierro.
62. El siglo 20 será el siglo de la luz.
63. No habrá respeto.
64. No habrá padres para niños, ni niños para padres.
65. Habrá una guerra en la que arrojarán niños para hacerlos caer sobre las bayonetas.
66. Los padres matarán a sus hijos.
67. Las familias serán desconocidas.
68. Las mujeres perseguirán a los hombres.
69. Las mujeres se vestirán como hombres.
70. Las mujeres caminarán desnudas.
71. Los hombres morirán como animales.
72. Bienaventurados los que aún tienen su mente a los 60, muchos que viven más tiempo no la tendrán.
73. Los gobiernos no estarán de acuerdo entre ellos.
74. Habrá guerra universal.
75. Apareceré al final de los tiempos, pero aun así los sacerdotes no creerán.
76. La última etapa del mundo. El comunismo gobernará muchos países.
77. Cuando veas personas moviéndose como hormigas que no se establecen en ningún lado, prepárate porque la llegada de Cristo está cerca.
78. Cuando el mar ruja tres veces y aparezca una cruz, ese es el final del fin de los tiempos.
79. El último signo antes del final es una cruz que aparecerá en el cielo.
80. Tres días antes de la Sentencia, no habrá agua; será oída pero no vista.
81. El domingo y la víspera de Navidad será el final de los tiempos. Permaneced en oración

doublewave

pr-apparitions-20Resumido de La Buenaventura, y del artículo Historia de Nuestra Madre  por Vionette G. Negretti (foto). Advertencia: algunas descripciones de documentos legales y certificaciones fueron omitidas ya que no son esenciales para entender las apariciones. El documento original completo en español se puede ver AQUI. La lista de profecías no es parte del artículo original de Vionette G. Negretti. Fue tomada del libro La Santa Montaña de San Lorenzo, Puerto Rico y el Misterio de Elenita de Jesús 1899-1909, por el Padre. Jaime Reyes. O.P. 

Anuncios