Una de las cosas que extraño de mis años en el hemisferio norte es las Navidades tranquilas. La nieve en el suelo tiende a absorber el sonido, lo que hace que incluso el rumor de un automóvil que pasa sea un ruido de fondo agradable. Es difícil para la gente del norte imaginar una Navidad de verano o una Pascua de otoño. Recuerdo a alguien (cuya familia provenía del Tirol) quejándose de la sensación antinatural de tener que sembrar su tierra mientras celebraba el festival de la cosecha bebiendo cerveza producida seis meses antes. Este mundo austral al revés debería movernos a pensar.

Estaba leyendo algo sobre los últimos avances en la determinación de la forma del Universo hace apenas unas horas. Parece que desde la década de 1920 los científicos siguen descubriendo que el universo es más grande y más complejo de lo que pensaban. Los satélites se lanzan al espacio profundo solo para encontrar nuevas áreas para investigar. Cada puerta que abren conduce a una serie de nuevas puertas mientras persiguen misterio tras misterio en lo que parece una serie sin fin. A medida que avanzaba en mi lectura tuve un pensamiento fugaz, una intuición pasajera sobre el tamaño y el poder de Dios.

¿Con quién, pues, me compararéis,
¿O quién será mi igual? dice el Santo.
Alza tus ojos a lo alto y mira:
¿Quién creó todas estas cosas?
El que saca su hueste y las cuenta,
llamándolas a todaos por su nombre;
porque El es grande en fuerza,
sobreabundante en poder,
y ninguna de ellas falta.
(Isaías 40: 25-26)

Mira este video. Es bastante bueno para discernir.

Trata de imaginar el poder y la sabiduría del Creador.  Inténtalo.

Ahora imagínalo a Él, el Logos inefable que creó todo lo que vemos y más, entrando en el tiempo y el espacio como un bebé destinado a vivir solo unas pocas décadas antes de cumplir Su objetivo: ser cruelmente crucificado en una cruz romana. A medida que aprendemos más sobre el universo, nos vemos justo en medio de lo que es infinitamente pequeño y lo que es infinitamente grande. Nuestras propias mentes contienen un tipo diferente de infinito y ha habido un número incontable de nosotros a lo largo de la historia. Los reflejos y las bifurcaciones se multiplican llegando a números vertiginosos. Engañados entre el dolor y el placer pasamos nuestra corta vida bajo estrellas cuya luz ardió hace millones de años. Pasamos por la vida ajenos al amor que creó todo esto para que lo contemplemos.

A nosotros vino para que podamos verle de cerca. Antes de partir nos enseñó a verle en el otro, nuestro prójimo. Piensa en ese poder insondable. Piensa en Su amor por ti: el Autor de la vida enamorado de un destello de carne que camina sobre una esfera azul escondida entre miles de millones de estrellas.

Esta la Misa de la Natividad de Cristo, Dios está entrando en Su propia creación. Y tú estás aquí  con Él.

Anuncio publicitario