Este sueño profético parece representar el final del peregrinaje de la Iglesia en el desierto. San Juan Bosco nos informa que la era de la peregrinación por el desierto durará 400 días, es decir, unos días más de 13 meses. Lo que aquí presenta San Juan Bosco servirá para enmarcar en el tiempo otras profecías que analizaremos en próximos posts.

Sueño 77, Año 1873

Pero he aquí, una tormenta furiosa oscurece el ambiente como si se librara una lucha entre la luz y la oscuridad. Mientras tanto, la inmensa procesión llegó a una plaza cubierta de muertos y heridos; muchos de ellos pidieron ayuda a gritos.


Era una noche oscura, y los hombres no podían distinguir el camino a seguir para regresar a sus pueblos, cuando apareció en el cielo una espléndida luz que iluminó los pasos de los que caminaban como si fuera mediodía. En ese momento apareció una inmensa multitud de hombres, mujeres, ancianos, niños, monjes, monjas y sacerdotes que, al frente del Pontífice, salían del Vaticano preparándose para marchar en procesión.

Las filas que componían la procesión se redujeron considerablemente. Después de haber caminado por un espacio de tiempo correspondiente a doscientos amaneceres, todos se dieron cuenta de que ya no estaban en Roma. El desánimo fue general y todos se agruparon en torno al Pontífice para defender a su augusta persona y auxiliarlo en sus necesidades.

En ese momento aparecieron dos ángeles portando un estandarte, fueron a presentárselo al Vicario de Cristo, diciendo:

Mirando la pancarta, se podía ver escrito en un lado:

—Recibid el estandarte de Aquel que combate y dispersa a los ejércitos más aguerridos de la tierra. Tus enemigos han desaparecido, tus hijos imploran tu regreso con lágrimas y suspiros.

Regina sine labe concepta.

Y por el otro:

Auxilium Christianorum.

El Pontífice tomó alegremente el estandarte, pero al contemplar el número de los que habían quedado a su alrededor, que era muy pequeño, se sintió lleno de aflicción.

Los dos ángeles agregaron:

Ve inmediatamente a consolar a tus hijos. Escribe a tus hermanos esparcidos por las distintas partes del mundo que es necesaria una reforma en las costumbres de los hombres. Esto no se puede lograr sino repartiendo entre los pueblos el Pan de la Palabra Divina. ¡Catequizar a los niños! ¡Predica el desapego de las cosas del mundo! Ha llegado el momento, concluyeron los ángeles, en que los pobres evangelizarán a las naciones. Los sacerdotes serán buscados entre el azadón, la pala y el martillo, para que se cumpla la palabra de David: “Dios levantó a los pobres de la tierra para ponerlos en el trono de los príncipes de Su pueblo.

Al oír esto, el Pontífice echó a andar y la fila de la procesión aumentó. Cuando llegó a la Ciudad Santa se echó a llorar al ver la desolación en la que estaban sumidos sus ciudadanos, muchos de los cuales habían desaparecido.

Luego, entrando en San Pedro, entonó el Te Deum, al que un coro de ángeles respondió cantando:

—Gloria in excelsis Deo, et in terra pax hominibus bonae voluntatis.

Terminada la canción, la oscuridad cesó por completo, brillando un espléndido sol.

Las ciudades y los pueblos y los campos habían disminuido en población; la tierra fue asolada como por un huracán, por una tormenta de agua y granizo, y la gente fue al encuentro diciendo con gran emoción:

— ¡Est Deus en Israel!

Desde el comienzo del exilio hasta el canto del Te Deum, el sol salió doscientas veces. Todo el tiempo que pasó mientras estas cosas sucedían corresponde a cuatrocientos amaneceres.

Los sueños de San Juan Bosco
(M. B. Tomo IX, págs. 999-1000)

Anuncio publicitario