argentina-anti-abortion-wave.png

Carlos Caso-Rosendi

Durante el pasado fin de semana, la ecléctica coalición política actualmente en el poder en Argentina sufrió una derrota masiva ante una resurgente ala progresista del partido peronista. Si los peronistas ganan la ronda final de elecciones en octubre, buscarán hacer cumplir en Argentina el modelo que el difunto Hugo Chávez impuso a Venezuela.

El gobierno actual hizo campaña en el 2016 como una opción política pro-vida y de libre mercado, solo para terminar trayendo la tarifa globalista habitual de salarios estancados, controles de precios, aborto, etc. La rotunda pérdida en las elecciones primarias se debió en parte a choques con otras fuerzas sociales argentinas de las que poco se habla en los medios.

Días antes, el 8 de agosto, activistas pro-vida en Buenos Aires celebraron el primer aniversario de su victoria en el Congreso argentino contra los promotores internacionales y nacionales del aborto. Las fuerzas pro-aborto pensaron que podían ganar en agosto de 2018. Sin embargo, los políticos vieron a las multitudes pro-vida y supieron de inmediato que apoyar el aborto les iba a costar muchos votos. El proyecto de ley del aborto de 2018 no se aprobó en el Senado, pero ese no fue el final del asunto. Los soldados de la oscuridad estaban decididos a establecer el aborto por las buenas o por las malas.

Justo después de su ignominiosa derrota, las fuerzas anti-vida comenzaron una campaña frenética para usar el poder judicial para lograr lo que no pudieron lograr en el Congreso. Su idea era hacer ruido en todas partes en una vasta campaña de intimidación judicial contra médicos pro-vida. Eso no fue difícil de hacer, ya que se sabe que el poder judicial argentino es uno de los más corruptos del mundo occidental. En Argentina, “poderoso caballero es Don Dinero”.

Los medios locales comenzaron un esfuerzo de propaganda destinado a hacer que las leyes antiaborto existentes sean prácticamente ineficaces. Trabajaron duro para que todos creyeran que las leyes contra el aborto son una grave injusticia contra las mujeres en general. Pronto su campaña se extendió al área de la educación sexual en las escuelas. Al escuchar a los activistas, uno podría pensar que los jóvenes argentinos están mal informados sobre la sexualidad humana porque no se les enseña cómo se practica la sodomía a los cinco años de edad.

Miembros de una ruidosa minoría izquierdista (alrededor del 3% del electorado) se unieron a la batalla. Financiados por organizaciones contra la vida en el hemisferio norte, organizaron hábilmente una campaña para influir en la opinión pública a favor del aborto. Presentaron proyectos de ley radicales que permitirían a cualquier persona de cualquier edad abortar en cualquier momento del período de gestación. Algunas de estas propuestas incluso incluían la opción de no buscar asistencia médica, una excepción conveniente para un país donde muchos médicos son católicos.

El objetivo principal era saturar las discusiones en el Congreso con propuestas tan radicales que ni siquiera llegarían a una sesión de votación. De esa manera, las fuerzas anti-vida podrían lamentarse más tarde por los «prejuicios» que se fomentan contra su movimiento. Estas propuestas extremas también ayudan a hacer que las futuras propuestas a favor del aborto parezcan más moderadas en comparación y, por lo tanto, tengan más probabilidades de aprobarse.

En los últimos doce meses, el lobby del aborto financió acciones legales contra médicos por negar servicios a mujeres que deseaban abortar, algunas de ellas en las últimas etapas del embarazo. El ginecólogo Leandro Rodríguez Lastra fue condenado recientemente por negarse a realizar un aborto no punible a una joven víctima de violación. Puede perder su licencia médica y corre el riesgo de pasar tiempo en prisión por seguir a su conciencia. En muchos casos similares, los médicos no fueron condenados, pero fueron abrumados con honorarios legales paralizantes después de años de litigios.

La izquierda política argentina generalmente considera que Estados Unidos es la fuente de todo mal. Sin embargo, esta postura agresiva antiamericana se evapora cuando se trata de obtener nuevos dólares de personas como George Soros. El dinero para apoyar todos estos ataques legales contra médicos como Rodríguez Lastra proviene de organizaciones pro abortistas del extranjero.

La impopular izquierda argentina nunca tendrá los números necesarios para votar el aborto como ley. Sin embargo, intentan crear la impresión de tener un apoyo masivo. Saben que los políticos argentinos deciden qué principios defender después de mirar las actuales encuestas de opinión. Donde van las encuestas, los políticos siguen. Los medios ayudan presentando falsamente al colectivo pro vida como una «minoría intolerante que busca imponer sus creencias católicas a la población en general».

La ayuda para el movimiento pro vida proviene del rincón menos esperado: los pobres. Desde 1916, Argentina ha sufrido una serie de administraciones incompetentes. Independientemente de sus inclinaciones políticas, todas impusieron alguna forma de modelo socioeconómico que generó más pobreza.

En Argentina, el corporativismo estatal opera en conjunto con una economía (mal) planificada. Los agentes del poder en ese orden político son básicamente miembros de una plutocracia, un club formado por empresarios corporativos, dirigentes sindicales y políticos que se enriquecen mientras el sistema empobrece aún más a los pobres. Todas las administraciones argentinas desde 1916 han operado más o menos de la misma manera. Argentina está atrapada en un modelo económico decadente que condena a la mitad de su población a la pobreza. Ahora, los progresistas quieren agregar el aborto, la eutanasia y otras abominaciones a la mezcla.

El crecimiento de la pobreza tuvo consecuencias inesperadas. La gran sorpresa del 2019 es que los pobres en Argentina son fuertemente pro-vida. Fue realmente conmovedor ver recientemente mujeres plantando un árbol por cada bebé nacido el año pasado. Eran mujeres que habitan una de las barriadas más pobres de Buenos Aires. Su gesto simbólico y espontáneo es un signo de las fuertes convicciones pro-vida que aún sobreviven entre los argentinos pobres. A pesar de las fuerzas oscuras que buscan imponer la filosofía genocida de Sodoma, los pobres en Argentina siguen siendo fuertemente pro-vida.

No llores por Argentina. Reza por su fuerte movimiento pro-vida, porque tiene el potencial de encender una poderosa reacción global contra el aborto. El 8 de agosto es ahora el Día Internacional de Acción por las dos vidas. Un año después de la victoria política pro-vida argentina del 8 de agosto de 2018, su mensaje resuena en todo el mundo.

«El más pequeño se convertirá en un millar, el menor, en una nación poderosa. Yo, el Señor, lo haré rápidamente, a su tiempo.» (Isaías 60:22).

Publicado originalmente en The Catholic Thing

Anuncios