una-reflexion-sobre-el-testimonio-del-arzobispo-carlo-maria-vigano

Athanasius Schneider

Es un hecho raro y extremadamente grave en la historia de la Iglesia que un obispo acuse pública y específicamente a un Papa reinante. En un documento publicado recientemente (desde el 22 de agosto de 2018), el arzobispo Carlo Maria Viganò testifica que, desde hace cinco años, el Papa Francisco conocía dos hechos: que el cardenal Theodore McCarrick cometió delitos sexuales contra seminaristas y contra sus subordinados, y que hay sanciones, que el Papa Benedicto XVI le impuso. Además, el Arzobispo Viganò confirmó su declaración mediante un juramento sagrado invocando el nombre de Dios. Por lo tanto, no existe una causa razonable y plausible para dudar del contenido de la verdad del documento del Arzobispo Carlo Maria Viganò.

Los católicos de todo el mundo, los simples fieles, los “pequeños”, están profundamente conmocionados y escandalizados por los casos graves recientemente divulgados en los que las autoridades de la Iglesia cubrieron y protegieron a los clérigos que cometieron delitos sexuales contra menores y contra sus propios subordinados. Tal situación histórica, que la Iglesia está experimentando en nuestros días, requiere una transparencia absoluta en todos los niveles de la jerarquía de la Iglesia, y en primer lugar evidentemente de parte del Papa.

Es completamente insuficiente y poco convincente, que las autoridades de la Iglesia continúen formulando llamamientos generales para la tolerancia cero en los casos de abusos sexuales cometidos por clérigos y para dejar de encubrir tales casos. Igualmente insuficientes son las súplicas estereotipadas para el perdón en nombre de las autoridades de la Iglesia. Tales pedidos de tolerancia cero y súplicas de perdón se volverán creíbles solo si las autoridades de la Curia Romana ponen las cartas sobre la mesa, dando los nombres y apellidos de todos aquellos en la Curia romana, independientemente de su rango y título, que cubrieron los casos de abuso sexual de menores y de subordinados.

Del documento del Arzobispo Viganò se pueden extraer las siguientes conclusiones:

(1) Que la Santa Sede y el mismo Papa deben comenzar a limpiar inflexiblemente la Curia Romana y el episcopado de las camarillas y redes homosexuales.

(2) Que el Papa debe proclamar inequívocamente la doctrina Divina acerca del carácter gravemente pecaminoso de los actos homosexuales.

(3) Que se deberán emitir normas perentorias y detalladas, que evitarán la ordenación de hombres con una tendencia homosexual.

(4) Que el Papa restaure la pureza y la falta de ambigüedad de toda la doctrina católica en la enseñanza y la predicación.

(5) Que se restaurará en la Iglesia a través de la enseñanza papal y episcopal y mediante normas prácticas la ascesis cristiana siempre válida: los ejercicios de ayuno, de penitencia corporal, de abnegaciones.

(6) Que se restaurará en la Iglesia el espíritu y la praxis de reparación y expiación por los pecados cometidos.

(7) Que comenzará en la Iglesia un proceso de selección garantizado de candidatos al episcopado, que son hombres de Dios verdaderamente demostrables; y que sería mejor dejar la diócesis varios años sin un obispo en lugar de designar a un candidato que no sea un verdadero hombre de Dios en la oración, en la doctrina y en la vida moral.

(8) Que comenzará en la Iglesia un movimiento especialmente entre cardenales, obispos y sacerdotes para renunciar a cualquier compromiso y coquetear con el mundo.

Uno no se sorprendería, cuando los principales medios internacionales oligárquicos, que promueven la homosexualidad y la depravación moral, empiecen a denigrar a la persona del arzobispo Viganò y a dejar que desaparezca en la arena el tema central de su documento.

En medio de la difusión de la herejía de Lutero y la profunda crisis moral de una parte considerable del clero y especialmente de la Curia romana, el Papa Adrián VI escribió las siguientes palabras asombrosamente francas, dirigidas a la Dieta Imperial de Nuremberg en 1522:

“Sabemos , que durante un tiempo han tenido lugar en la Santa Sede muchas abominaciones, abusos en los asuntos eclesiásticos y violaciones de los derechos, y que todas las cosas se han pervertido en malas. De la cabeza, la corrupción ha pasado a los miembros, del Papa a los prelados: todos nos hemos ido, no hay quien haga lo bueno, no, no uno .”

La implacabilidad y la transparencia para detectar y confesar los males en la vida de la Iglesia ayudarán a iniciar un proceso eficiente de purificación y renovación espiritual y moral. Antes de condenar a los demás, cada titular de oficina clerical en la Iglesia, independientemente de su rango y título, debería preguntarse en presencia de Dios, si él mismo había cubierto de alguna manera los abusos sexuales. Si descubre que es culpable, debe confesarlo públicamente, porque la Palabra de Dios lo amonesta: “No te avergüences de reconocer tu culpa” (Sirácida 4:26). Porque, como escribió San Pedro, el primer Papa, “ha llegado el momento de juzgar, empezando por la casa (la iglesia) de Dios” (1 Pedro 4:17).

Athanasius Schneider, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Santa María en Astaná.

 

Anuncios