to-understand-the-crisis.png

Carlos Caso-Rosendi

¿Por qué se agitan las naciones y los pueblos conspiran en vano? Los reyes de la tierra se levantan y los gobernantes del mundo se juntan contra el Señor y contra su ungido, diciendo: “Rompamos sus cadenas y quitémonos su yugo” — Salmo 2: 1-2.

El salmo 2 parece escrito para nuestros tiempos. Desde el comienzo del modernismo, el mundo ha estado librando una guerra feroz contra las fronteras naturales y morales que limitan la condición humana. La libertad absoluta es el objetivo final de cualquier forma de liberalismo. El salmista se enfoca en la vanidad de esa guerra equiparándola con una guerra contra Dios y su ungido.   Juan 1: 1-17 identifica a ese ungido como el Logos encarnado en Cristo, la luz misma de la existencia, la fuerza imparable que mueve a la creación hacia su destino final.

Apocalipsis 1: 8 muestra a Cristo como el límite ultimísimo, principio y fin: “Yo soy el Alfa y la Omega. . .  Aquel que es, y que fue, y que ha de venir, el Todopoderoso”. Así, esas ideas de “liberación” se exponen como una profunda locura: la unidad imperfecta de la humanidad –los endebles ladrillos de barro de Babel unidos por betún — tratando de desbordar los límites impuestos por la unidad perfecta e indestructible de la Santísima Trinidad.

Los gobernantes del mundo planean cortar la rama en la que están sentados. Dios encuentra esos esfuerzos risibles y decide instalar un rey justo en su lugar, poniendo así fin a la pretensión humana de gobierno autónomo.

El Salmo describe un impulso que ha sido parte de la condición humana desde la caída de la humanidad. El deseo de hacer realidad la mentira del diablo — “ser como Dios, conocer el bien y el mal” — coincide con la insensata ambición de los reyes de este mundo de adquirir la libertad absoluta,  anomía , un deseo que por definición es imposible de cumplir.

San Juan explica la anomía (ἀνομία) como una característica del Anticristo. Desde los comienzos de la Iglesia, la anomía fue entendida como la negación de la filiación divina de Cristo y la paternidad de Dios Padre.   Jesús experimentó ese rechazo, definiéndolo como la no aceptación del amor del Padre y del Hijo, una blasfemia contra el Espíritu Santo. ( Marcos 3: 28-29)   Todas las comunidades eclesiales apostólicas experimentan ese rechazo, porque está presente y opera dentro de ellas.   San Juan y San Pablo profetizaron que la influencia de ese espíritu alcanzaría su punto máximo al final de los tiempos.

La crisis que afecta actualmente a la Iglesia no es más que otro síntoma, si no la manifestación final, de ese espíritu maligno que quiere subordinar los límites naturales y morales a la voluntad del hombre. Debido a que la Iglesia militante está formada por seres humanos que viven en el mundo, la contaminación siempre es posible. Jesús advirtió a sus discípulos acerca de “la levadura de los fariseos y saduceos” que exigían altivamente una señal especial de Jesús que lo confirmara como el Mesías. En Mateo 16, ese pasaje está ubicado justo antes del establecimiento del papado.

Mateo 16: 13-23 es un modelo profético de la historia del papado. Jesús confirma que el Padre ha movido a Pedro a confesar que el Mesías es el Hijo de Dios.   En ese momento, la Santísima Trinidad y Pedro concuerdan perfectamente. El signo que manifiesta la unidad del cielo y la tierra es el reconocimiento de la filiación divina de Jesús. Ese no es el  signo  público que los enemigos de Jesús estaban pidiendo sino un signo secreto reservado para la Iglesia militante fundada sobre Pedro, la Roca.

A partir de ese momento, la misión de Simón Pedro será “atar y desatar” no las redes que estaba reparando el día en que Jesús se encontró con él sino la red divina que traerá a los hombres a la Iglesia para la salvación. Hay una alegoría oculta aquí. Las redes de pesca básicamente limitan el  movimiento de los peces. El nuevo llamamiento de Pedro es similar a su antigua profesión; su atar y desatar se limitará a la ley viviente de la Iglesia hasta que Cristo regrese en gloria.

Hasta ese momento, la parábola se desarrolla de manera bastante predecible, pero eso termina abruptamente cuando Jesús predice su sufrimiento y su muerte.   En ese punto, Pedro reprende al Señor.   El pescador no puede entender la cruz. Ha permitido que la levadura de las ideas humanas contamine sus pensamientos. Quiere que Jesús sea el Mesías que esperaban los fariseos y saduceos. Él no puede ver que esa manera de entender las cosas se planta en oposición a la voluntad de Dios.

Esto se puede leer como una profecía compacta que resume la historia del papado. Comienza con una alineación perfecta con la voluntad de Dios. Pero el destino de Pedro es luchar con el espíritu de anomia hasta que Cristo regrese. Quizás en cierto punto, los “pensamientos de los hombres” dominarán la mente de un pontífice y la barca de Pedro tendrá que enfrentar una tormenta cósmica cuando la Iglesia intente alinearse con los poderes de los reyes de este mundo.

San Juan puede ayudarnos a comprender por qué los agentes del caos deben ser revelados.   en  la Iglesia: “Salieron   de nosotros , pero no eran nuestros. Porque si hubieran sido nuestros, habrían permanecido con nosotros; pero al separarse demostraron que ninguno estaba con nosotros.  (1 Juan 2:19)

Esta crisis es necesaria para la purificación de la Iglesia. Dios está permitiendo que ese espíritu maligno salga a la superficie. Esto es tanto el preludio de una tormenta que acercará a la Iglesia al punto de hundirse, como la señal de que una gran era de la Iglesia comenzará después de que pase la tormenta. Nuestras órdenes son permanecer a bordo y confiar. El mal no prevalecerá.

 

 

Anuncios