corruption

Carlos Caso-Rosendi
Le pido a mis amigos en todo el mundo que difundan este artículo tanto como sea posible

Quizás una de las mejores películas cristianas jamás realizada fue The Shawshank Redemption la excelente historia de Stephen King, donde se unen todos los elementos de un gran drama moral. En mi opinión, la lección más importante de la película está casi oculta: el mal siempre se pasa de vueltas. El alcaide de la prisión, cegado por una voraz avaricia, aplica la naturaleza meticulosa de su profesión al crimen. Para mantener la contabilidad de su torcido negocio, emplea a Andy, uno de los presidiarios. Al final, Andy, que es mucho más inteligente y mucho más meticuloso, se las arregla para destapar los delitos del alcaide corrupto. Luego, los roles se invierten: Andy revela los detalles de la empresa criminal a la prensa. Cerca del final de la película, el guardián está rodeado por la policía, ahora él está “adentro” mientras que Andy está “afuera”. Incapaz de soportar los castigos por sus acciones, el alcaide se suicida (eligiendo así el infierno) y la acción se mueve hacia México donde Red (el mejor amigo de Andy interpretado por Morgan Freeman) se encuentra con Andy (interpretado por Tim Robbins) que está arreglando un viejo barco en las hermosas playas de Zihuatanejo frente al Pacífico: eligieron el Cielo y la libertad.

Hasta el momento en que los periódicos se enteran de la racha de corrupción de Shawshank, todo iba bien para el guardián. Todo eso cambió en un minuto.

2 Pedro 3:10 — Pero el día del Señor vendrá como un ladrón, y entonces los cielos pasarán con un fuerte ruido, y los elementos se disolverán con fuego, y el mundo y todo lo que en él se hace será revelado.

En esta parte del mundo, la ciudad natal del Papa Francisco, la corrupción ha aumentado exponencialmente desde los días en que se fundó la nación. Aunque hubo gloriosas excepciones  a la regla, la mayoría de los gobernantes argentinos y sus administraciones han sido corruptos de una manera u otra. Ya sea que los gobernantes sean radicales o peronistas, civiles o militares, todos ellos pertenecen al GPC, el Gran Partido de la Corrupción. Esa fuerza está dedicada a mantener el país cerrado al mundo para que los corruptos puedan “cazar en el gallinero”, lo que significa: privar a sus compatriotas, forzosamente confinados, de los frutos de su trabajoEl demoníaco statu quo argentino se ha convertido en una máquina de explotación muy eficiente. Nuestro Bendito Rey Soberano Fernando VII, el Rey que los primeros argentinos apuñalaron por la espalda para obtener su soi-disant “independencia”, nunca hubiera permitido que un sistema tan opresivo pudiera echar raíces en estas tierras, dominadas (para tomar prestadas las palabras de un Rey de España más reciente, Don Juan Carlos) por unos “horteras hijos de p**a”. Y Don Juan Carlos estuvo bastante misericordioso en su aseveración.

“Progresivamente” desde 1916, esa picadora de carne que eufemísticamente se conoce aquí como “el gobierno”, ha generado un sistema en el que alrededor del 30% de la población vive en la miseria abyecta, siendo la peor parte del 50% al 80% que vive en la pobreza, mientras que la otra parte son los afortunados prisioneros de un alianza comercial-gubernamental que les hace pagar cinco veces el precio internacional por la mayoría de los productos manufacturadosy estoy siendo generoso porque cuando se compara la calidad de tales bienes con los vendidos en los mercados internacionaleslo único que se puede concluir es: los argentinos son prisioneros de un Shawshank que compran productos de baja calidad al precio de oro en el comedor de la prisión.

Los ciudadanos de EE. UU. y otros países  deben observar y estudiar el caso argentino, y ver el producto final entregado por esa alianza no tan sutil de las corporaciones con los gobiernos. Eso les permitiría a los estadounidenses entender lo que se le está haciendo a su país desde los días del presidente Wilson, el primer gobernante “progresista” elegido en ese país.

Últimamente, desde que tuve la mala idea de buscar refugio en esta parte del mundo, he sido víctima de varias empresas corruptas. Muchos de ustedes conocen mi cruz en detalle. Desde las últimas elecciones presidenciales aquí, el gobierno ha estado haciendo todo lo posible para eliminar las diversas mafias, instaladas principalmente por las administraciones peronistas desde 1946. La nueva administración está luchando contra esos monstruos gigantes lo mejor que puede y con cierto éxito. Por supuesto, los reformadores están siendo acusados de todo tipo de maldades, las mismas que eran moneda corriente cuando los peronistas estaban en el poder. Perón era un gran cínico y sus manzanas políticas no caen muy lejos del árbol peronista. Los resignados argentinos que aún saben pensar correctamente, se dan cuenta de que este gobierno puede no ser el mejor, pero no pueden concebir un regreso al pasado. Simplemente no podíamos seguir viviendo de esa manera, a menos que quisiéramos convertirnos en Venezuela.

Un ejemplo personal

En mi pequeño gran drama, uno de mis hermanos, un pobre hombre con más de treinta años de historia psiquiátrica, y mi hermana, internada con una enfermedad mental incurable, están siendo manipulados por individuos sin escrúpulos para participar en una demanda orientada a dividir nuestra herencia que consiste en cuatro moradas modestas, una para cada hermano. La demanda fue presentada en un tribunal (Juzgado 51, Buenos Aires, número de expediente 191828/2014) donde recientemente la jueza Silvia Yolanda Tanzi convocó a una audiencia de todas las partes involucradas, para resolver esa división totalmente innecesaria y costosa. Lamentablemente, debido a “un error de procedimiento”, solo el hermano mencionado anteriormente, y mi hermana fueron convocados. Ni mi hermano menor ni yo fuimos notificados. ¡Pero, qué contrariedad! Mi hermana estaba acompañada por su defensora designada por el estado, nombrada para representarla en su proceso de discapacidad. Aquí es donde las cosas comienzan a ponerse interesantes. Vean, mi hermana está internada en un hogar geriátrico debido a su condición. La dueña de ese hogar geriátrico está casada con un hombre empleado en el sistema judicial, yfinalmentela defensora de mi hermana ‘designada por el Ministerio Público’ es una de las mejores amigas de dicha propietaria de la casa geriátrica. El alcaide Norton habría exclamado: “¡Señor! ¡Es un milagro!”

Hay mucho más en este “proceso judicial” de lo que aparenta haber, pero ésta es solamente una pequeña parte. El objetivo es enviar a quien les escribe a unirse a la legión de desamparados que vagabundean por las calles de la otrora rica y orgullosa Buenos Aires, tal vez forzando a que las propiedades familiares sean vendidas en una subasta judicial. No complicaré esta breve descripción agregando detalles innecesarios. Les aseguro que si un investigador honesto o un periodista investiga este caso, descubrirán una enorme trama de corrupción. Al no tener confianza en ninguna agencia gubernamental, he divulgado los detalles a la oficina del presidente Mauricio Macri, y a cierto periodista que tiene los medios para investigar esto en la mayor medida posible. No me entregaré sin pelear. Hasta si me mataran, nadie puede evitar que esto explote. Miles de personas en todo el mundo leerán este artículo antes de que termine el día.

Volviendo al problema general de la corrupción que se puede hallar cualquier momento y en cualquier lugar: el economista argentino José Luis Espert, brillante autor del libro La Argentina Devorada (publicado recientemente por Editorial Galerna) dijo en una reciente entrevista televisiva:

“No entiendo cómo no conectamos lo que nos sucede con lo que hacemos. Es raro encontrar una sociedad que no conecte causas y consecuencias. Eso es la Argentina.”

Esto significa básicamente: los argentinos siguen repitiendo los mismos errores y obteniendo los mismos viejos resultados pero nunca dejan de sorprenderse por lo que les pasa.

Estoy de acuerdo con el Sr. Espert, habiendo observado lo mismo por mi cuenta. Solo estoy en desacuerdo en un pequeño detalle: la población en general de Argentina no repite acciones erróneas, sino que son víctimas de una alianza entre grandes empresas y los sucesivos gobiernos que siguen repitiendo lo que—para ellos—son acciones muy rentables. La picadora de carne funciona bien para el granjero pero, para los cerdos, es siempre mal negocio.

Algunos dicen que la actual administración está tratando de salvar a Argentina de una inevitable explosión social como la que está consumiendo a Venezuela en este momento. Les deseo suerte y sin embargo sé que la futura liberación espiritual de este país debe provenir de sus raíces católicas. Viendo el estado de la Iglesia Católica local, eso parece bastante improbable, pero nunca debemos olvidar que el poder infinito de Dios está detrás de la Iglesia aunque sus miembros sean un desastre. Lo que es más importante, Dios ama a los oprimidos y tiene el poder incluso de devolver a la vida a aquellos cuyas vidas fueron desperdiciadas por la estupidez de los opresivos Leviatanes que gobiernan este mundo. Es por eso que el lema estadounidense es tan importante: “En Dios confiamos”, porque en última instancia, sólo Dios puede producir un final feliz para la historia humana. Él es el autor de la historia y de la felicidad.

La corrupción mata. Todos los días miles y miles de seres humanos son asesinados como consecuencia directa de la corrupción. Eso no es nada en comparación con los millones que perecen lentamente por las consecuencias de todo tipo de corrupción. Para quienes se benefician del crimen, el final suele ser violento: muchos son atrapados, encarcelados, etc. y terminan sus vidas sin paz o en la miseria. Otros se quitan la vida y nunca llegan a disfrutar el fruto venenoso de su usura. La corrupción es fruto de la estupidez, de la baja inteligencia; es una especie de retraso metal. El mundo agoniza bajo el peso de la corrupción. No es de extrañar, ya que son los internos quienes parecen estar administrando el manicomio.

¿Por qué las naciones conspiran
y traman los pueblos en vano?
Los reyes de la tierra se reúnen,
y los gobernantes forman concejo
contra el Señor y su Ungido, diciendo:
‘Cortemos sus cadenas en pedazos,
y librémonos de sus ataduras.”
El que se sienta en los cielos se ríe;
el Señor se burla de ellos.
Entonces les hablará en su ira,
y los aterrorizará en su furor, diciendo:
“He puesto a mi rey en Sión, mi santa montaña”.
Salmo 2

corruption-1
Judas se sigue matando. La corrupción conduce al suicidio, siempre, infaliblemente.

 

Anuncios