nicholas-sparks

Peggy Bowes

Nicholas Sparks es un católico devoto, un filántropo generoso y el orgulloso padre de cinco niños. Cuando no está de viaje promoviendo las ventas de sus dieciséis libros y siete películas, vive tranquilo en un quieto pueblecito de la costa de Carolina del Norte.

Sparks es el rey de la novela romántica, lo que incluye los best-sellers The Notebook (La Libreta), A Walk to Remember (Una Caminata Memorable) and Dear John (Querido John). En sus trabajos se incorporan temas como la fe, el perdón y la caridad. Sus fieles retratos de caracteres cristianos cae muy bien entre sus lectores.

Las novelas de Sparks son muy adaptables a la pantalla grande y su último proyecto es The Last Song (La Ultima Cancion) que sale al público este 31 de Marzo del 2010, sin duda tendrá mucho público. Actúan en la película Miley Cyrus, Greg Kinnear, Kelly Preston y el apuesto debutante australiano Liam Hemsworth. Dirige Julie Anne Robinson.

The Last Song se desarrolla en el umbral de la vida de la rebelde adolescente Ronnie Miller (Cyrus), quien pasa un verano inolvidable en el que despierta a la comprensión del amor romántico, el amor familiar y el amor al prójimo. La madre de Ronnie (Preston) la fuerza a pasar el veano con su padre, un profesor de piano que está alejado de la familia, Steve (Kinnear). Sintiéndose abandonada por su padre, la talentosa Ronnie deja pasar una oferta de entrar en el prestigioso conservatorio Julliard y se niega a tocar el piano para vengarse de su padre.

Durante ese verano, el amor incondicional de Steve va lentamente rompiendo las barreras emocionales que Ronnie ha levantado. La ayuda a navegar las dificultades que ella va encontrando al tratar de hacer nuevos amigos y cuando se enamora de uno de los chicos del pueblo Will Blakelee (Hemsworth).

Después de ver The Last Song, tuve la oportunidad de sentarme un rato a charlar con Nicholas Sparks para hablar de su última película y de alguna de sus otras grandes pasiones.

La novela tiene un claro tema cristiano, pero en la película es muy sutil. ¿Ha pensado en eso?

Se supone que el tema sea sutil. El cine es un medio diferente. No es que diga «¡Oh, sí Hollywood! — No se puede con ellos” porque no es eso, para nada. El tema era bien denso en A Walk to Remember. [El personaje principal, Jamie] es la hija del pastor y habla de Dios y de Jesús. Francamente, The Last Song es una historia diferente. En la novela, la experiencia de Steve’s es mayormente instrospectiva. uno llega a conocer a Steve por lo que va pensando, en lo que toca a su fe. No es fácil filmar algo así, pero ahí está. Es sutil y refleja el espíritu de los que yo traté de lograr sin pegarle a nadie en la cabeza con esas ideas. Se lo ve leyendo la Biblia. Se lo ve tratando con su hija—digamos que «da la otra mejilla». Trabaja reparando el vitral de una iglesia (que representa la Resurrección). Eso es lo máximo que puedo hacer en esta historia en particular. Solo tengo unos pocos minutos para redondear el trabajo.

En el pasado has usado el carácter de varias personas cercanas a tí para formar tus personajes. Jamie, en A Walk to Remember, está inspirada en tu hermana menor. En The Notebook, el amor de los abuelos de tu esposa te ayudó a crear los caracteres de Noah y Allie. En The Last Song, Ronnie y Will se encuentran en la playa y se enamoran casi de inmediato. Eso suena mucho como la experiencia que tuviste al conocer a tu esposa ¿Hay algún otro parecido?

Yo era mayor, tenía 22 años en ese momento. Eramos ya casi graduados cuando nos conocimos durante el receso de primavera. Nos encontramos en la playa y en ese momento me pareció que estaba haciendo un papel encantador cuando de repente ella salta y me dice «discúlpame un minuto», y se acerca a dos tipos muy bien parecidos que estaban jugando al frisbee. Le habló como por diez m

inutos… y yo pensé “¡Se esfumó mi oportunidad!” Entonces ella regresa y me dice, “Estos tipos se estaban pasando y aquí hay muchos niños pequeñitos. No quería que lastimaran a alguien, así que les dije que se cuidaran.” [Nicholas levanta la voz como para reslatar el punto:] ¿Quién se preocupa de los chiquilines cuando está de vacaciones en el receso de primavera? Luego ella se detuvo para abrir la puerta delante de dos ancianos ¿Quién en pleno receso de primavera es considerado con los ancianos? ¡Esta es un persona excepcional!

Ahora, observa lo que Will ve en Ronnie. El nota cómo ella trata a su hermanito menor, cómo trata a las tortugas y además él sabe que ella no bebe alcohol. El observa en ella las cosas buenas que dicen a las claras que ella es una buena persona. En eso, somos bastante similares él y yo.

Hay un contraste entre Ronnie y su nueva amiga, Blaze. Ronnie es tan segura de sí, mientras que Blaze tiene problemas de autoestima. Tu eres padre y entrenador ¿Hay algo que nos puedas revelar sobre cómo criar a nuestras niñas para que tengan autoestima?

No soy un gran creyente en la autoestima. La gente con gran autoestima cree que son lo más grande que hay aún cuando nunca hayan logrado nada. Eso es un problema. Pero sí soy un gran creyente en cultivar la confianza en uno mismo, eso es algo que uno tiene que ganar con esfuerzo.

Ronnie se dedicó al piano—ella sabe que es buena para la múica. Ha desarrollado confianza, seguridad en sí misma. Eso se lo tienes que dar tanto a las chicas como a los muchachos, una pasión, algo en lo que ellos mismos puedan triunfar o fallar. Les tienes que explicar que toma tiempo, sea tocar el piano, danza, gimnasia o football. Dios nos ha dado dones diferentes. Creo que es importante que los padres insistan en que los hijos se apliquen–con tesón–a una disciplina, al menos. Se tienen que dedicar a eso y por momentos les debe ser difícil. Quizás no puedan ir a una fiesta porque tienen que practicar, no se pueden pasar una tarde sin hacer nada justamente por eso. Así es como desarrollas la confianza—que viene de saber que puedes lograr algo.

Uno de tus muchos proyectos filantrópicos ha sido construir una escuela donde se enseñe religión en tu pueblo, en Carolina del Norte.

Es una escuela preparatoria en la cual el 100% [de los estudiantes que se gradúan] ingresan a las escuelas superiores. Creo que el promedio de becas obtenidas el año pasado fue de 85.000 dólares por cabeza. Tiene fama de ser una escuela rigurosa aunque apenas ha estado abierta por un tiempo breve. Es cristiana en general, no específicamente católica y si te preguntas por qué: ¡es que no tenemos suficientes católicso en el pueblo para llenar una escuela! No se enseña doctrina. Comenzamos el día en la capilla, luego una lectura de la Biblia que en general trata sobre cómo ser una buena persona.

El programa de estudios parece interesante, especialmente los viajes por el mundo.

Es asombroso. Si cursas el ciclo de principio a fin, para la graduación, has visitado veintitrés países en seis continentes pasando unos doscientos días en el estranjero. No todos estos viajes tienen que ver con la educación sino que hay algunos que son más orientados al servicio. Por ejemplo, mi hijo que está promediando sus estudios, está estudiando la Shoah. Esta semana que viene irá a Polonia y Checoslovaquia para ver Auschwitz y los ghettos judíos en Cracovia y Berkinau. Pero también estará cumpliendo con algunos programas de servicio, trabajando para una escuela allá. Creo que es importante que reciba su educación y un sentido misionero.

Fuiste corredor de pista en Notre Dame, obteniendo el récord en postas de 4×800, que aún hoy se mantiene. También has entrenado a escolares en ese deporte y comienzas el día haciendo ejercicio ¿Tu pasión por el ejercicio tiene algún effecto en lo que escribes?

Me mantiene mentalmente sano. En momentos de tensión, sea una entrevista o cuando me quedo sin ideas para un capítulo de mi libro, el ejercicio me provee una alternativa. Creo que la salud es muy importante. Tengo hijos y creo que es muy importante darles un buen ejemplo. Mi esposa también aparta tiempo para el ejercicio y esperamos que mis hijos crezcan con los mismos hábitos y digan “El ejercicio también tiene que ser parte de nuestras vidas.” No les digo qué clase de ejercicio tienen que hacer, solo les digo— “¡Muévanse!” La vida sedentaria no es buena para nadie.

¿Cuál es tu santo patrono?

Tengo dos. Como todo se me pierde, San Antonio me resulta un gran amigo. Tengo gran debilidad por las causas perdidas, por eso soy devoto de San Judas Tadeo. He publicado novenas en toda clase de periódicos—muchas veces.

Nota: Les debo mi comentario sobre la película, The Last Song, que publicaré aquí poco después del próximo 31 de marzo (2010).

Publicado anteriormente en The Catholic Exchange.