obispo-anglicano-se-convierte

Damian Thompson

Me complace revelar hoy que Paul Richardson, quien fuera obispo asistente de la diócesis anglicana de Newcastle, ha sido recibido en la Iglesia Católica y goza de completa comunión con la Santa Sede. Richardson – quien también ejerciera el obispado en Papua New Guinea y en Wangaratta, Australia – fue recibido en la Iglesia en una ceremonia efectuada en la capellanía de Durham University el mes pasado.

También me cuenta que su conversión no es el producto de las recientes controversias entre las dos iglesias. “Me hubiera convertido en católico aún si el anglicanismo no hubiera ordenado obispos mujeres. En cierto sentido siento que ser católico es lo que siempre he sido y por eso es que siento que he regresado a casa.”

Richardson, de 63 años de edad no piensa hacer uso de las provisiones del Anglicanorum Coetibus, pero no ha descartado s ordenación como sacerdote católico – Ha dicho: “Uno no puede saltar a bordo y decir ‘quiero ser ordenado’. Creo que debo dejar que la Iglesia me guíe en esas cosas”. Vive en Londres, donde asiste a Misa diariamente en la Catedral de San Jorge en Southwark. “Estoy muy feliz de ser simplemente un católico más” me cuenta.

Creo que represento bien el sentimiento de todos mis lectores católicos cuando digo que estamos muy felices de poder darle la bienvenida.

Paul Richardson fue obispo asistente de Newcastle desde 1998. Sus intereses son la educación y los estudios teológicos. Fue miembro de la junta diocesana de educación. Por cinco años ha escrito la columna de comentario literario en el periódico de la Iglesia de Inglaterra. Le agrada caminar y disfruta del paisaje y del campo en la región inglesa de Northumberland.