estafa-global

Steven Mosher

Phil Jones pensó en suicidarse después de revelarse los emails del “climagate”, tal como declaró al diario británico The Telegraph. No obstante, los demás promotores del “calentamiento global” siguen usando su información falsa sin ningún remordimiento de conciencia.

¿Cómo crear pánico con el calentamiento global cuando el clima no ayuda? Ese el gran problema aún no resuelto por los promotores del supuesto “calentamiento global”

A continuación le explicaremos algunos de los trucos que los promotores del “calentamiento global” utilizan para explicar (ocultar más bien) la reciente tendencia hacia el enfriamiento global. La noticia recorrió el mundo al revelarse unos “e-mails” “pirateados” a sus principales defensores y voceros mundiales.

Leyendo estos inquietantes correos, Usted se dará cuenta inmediatamente que los funcionarios de la ddministración de Obama siguen decididos a poner en riesgo la futura prosperidad y seguridad de Estados Unidos con o sin escándalos, con o sin fraudes de poner medio. Y volverán a la carga con sus conocidos esquemas de impuestos sobre emisiones de dióxido de carbono (CO²).

Truco No. 1: Destruir datos Contradictorios:

En un e-mail del 21 de febrero de 2005, Phil Jones, director de la Unidad de Investigación Climática (Climate Research Unit-CRU) de la Universidad de Anglia del Este, Inglaterra, se dirige al norteamericano Mike “hockey stick” Mann y a otros dos. (Mann es el climatólogo creador del gráfico “hockey stick”, palo de hockey, del cual hablaremos más adelante). En este email Jones fue enfático con Mann y le dice:

“Hay un par de personas que me vienen molestando para que publique la información de la temperatura de la estación del CRU. ¡Ninguno de Uds. tres diga a nadie que el Reino Unido tiene una ley de libertad de información!”.

Es claro que Jones estaría violando una regla básica de la investigación científica, a saber, presentar los datos básicos disponibles para que otros puedan verificar, o desaprobar, su hipótesis. Más osado aún, está rechazando una solicitud hecha bajo el amparo de una ley ¿Por qué el director del CRU no estaría contento de entregar su evidencia del cambio climático? A menos que… la información real de temperatura obtenida no mostraba ningún incremento en la temperatura en absoluto y había sido “extraviada” convenientemente.

Y no se tratan de los datos de temperatura de Jones. No, de ninguna manera. Jones se estaría apropiando de una información que no le pertenece. Toda la Unidad de Investigación Climática (CRU por sus siglas en inglés) fue de hecho creada a inicios de la década del 80 (¡con financiación del Departamento de Energía de los Estados Unidos!) para producir el primer archivo completo de temperatura de superficie. Phil Jones y Tom Wigley estuvieron enviando datos reunidos a lo largo de décadas por miles de estaciones de registro de temperatura ubicadas en decenas de países. Este Informe “Jones y Wigley”, como se le llama, sirvió hasta el 2007 como una norma de referencia principal para el panel climático de las Naciones Unidas.

Después de años de bloqueo al acceso de esta información que debería ser pública, Jones admite ahora que “se unieron los datos que hemos recibido en series existentes o se iniciaron otras nuevas…La disponibilidad de almacenamiento de datos en los 80s significó que no fuimos capaces de mantener las múltiples fuentes para algunos sitios, solo las series de la estación después del ajuste para temas de homogeneidad. Por lo tanto, no mantenemos los datos básicos originales sino solo el valor agregado de datos (es decir, calidad controlada y homogénea.)” (Ver Phil Jones a Graham F. Haughton, 27 de octubre de 2009)

En otras palabras, este valioso conjunto de datos, reunidos a un elevado costo… fue desechado. No hay registro disponible. No se necesita un grado avanzado en ciencias duras (que, por cierto, yo tengo) para comprender que nunca, jamás, bajo ninguna circunstancia se destruyen los datos . La afirmación de que faltaba el “almacenamiento de datos” es un disparate.

¿Los datos básicos de temperatura contenían una verdad inconveniente? Seguramente que sí. ¿Cómo se deletrea la palabra e-n-c-u-b-r-i-m-i-e-n-t-o?

Truco No. 2: Escoger selectivamente los datos para mostrar un reciente incremento en las temperaturas:

<“724-2.jpg” align=”left” alt=”El Gráfico Hockey Stick usado por el Panel Climático de las Naciones Unidas: Tenga en cuenta que el calentamiento exagerado en las últimas décadas, ha sido puesto en duda por este escándalo de los emails.” title=”El Gráfico Hockey Stick usado por el Panel Climático de las Naciones Unidas: Tenga en cuenta que el calentamiento exagerado en las últimas décadas, ha sido puesto en duda por este escándalo de los emails.” />

Gráfico 1: El Gráfico “Hockey Stick” usado por el Panel Climático de las Naciones Unidas: Tenga en cuenta que el calentamiento exagerado en las últimas décadas, ha sido puesto en duda por este escándalo de los emails.

Pasemos a explicar ahora el ya famoso gráfico “hockey stick” (palo de hockey) cuyo autor es Mike Mann. Según Mann las temperaturas en el mundo permanecieron prácticamente fijas por siglos y se han disparado en las últimas décadas. El “hockey stick” fue la exposición número uno en el Informe Climático del 2001 de las Naciones Unidas, que afirmó categóricamente que este dramático aumento en la temperatura era producto de la actividad humana. (Ver Gráfico 1) Impresionante y categórico, ¿no?

Sin embargo, poco después el gráfico fue cuestionado hasta por los mismos defensores del calentamiento clobal, uno de los cuales escribió que “Mann es un caso atípico, aunque no tan sobresaliente.” (Curt Covey a Christopher Monckton, 5 de febrero de 2007.)

Mann se rehusó a publicar ya sea sus datos o su algoritmo por años, y los correos de este escándalo revelaron otro caso inquietante de recolección selectiva de datos: el gráfico de anillos de los árboles de Yamal, Rusia. Este fue creado por otro investigador del calentamiento global del CRU, Keith Briffa. Este gráfico se continuó utilizando en decenas de otras reconstrucciones de temperatura y el panel climático de Naciones Unidas dijo que valida el gráfico original de Mann. Pero tanto Briffa, como Mann y su propio jefe, Phil Jones, por diez años se negaron a publicar los datos en los que basó su gráfico.

La historia es muy complicada para entrar en detalle, pero lo fundamental y lo más sórdido de este cuento lo condensamos aquí.

Cuando Briffa finalmente se vio obligado a hacerlo, hace unas semanas, se descubrió que había utilizado solamente una pequeña fracción parcial de los datos básicos disponibles. Cuando el escéptico Steve McIntyre calculó una cronología basada en datos más completos, el agudo aumento de la temperatura al final del siglo XX simplemente desapareció. El siglo XX ahora mostró ninguna tendencia significativa. El cuchillo del “hockey stick” de Yamal y de Mann simplemente había desaparecido.

Más tarde, Phil Jones afirmó en un correo dirigido a Graham F. Haughton del 27 de octubre 2009 “Las afirmaciones (de Steve McIntyre) son exageradas.”

<“724-3.jpg” align=”left” alt=”El Archivo del CRU, mostrando un aumento en las temperaturas durante el último siglo XX, basado en unos cuantos puntos de información, elegidos selectivamente. La variación Schweingruber es un conjunto completo de datos de la misma área que no muestra nada.” title=”El Archivo del CRU, mostrando un aumento en las temperaturas durante el último siglo XX, basado en unos cuantos puntos de información, elegidos selectivamente. La variación Schweingruber es un conjunto completo de datos de la misma área que no muestra nada.” />

Gráfico 2: El Archivo del CRU, mostrando un aumento en las temperaturas durante el último siglo XX, basado en unos cuantos puntos de información, elegidos selectivamente. La variación Schweingruber es un conjunto completo de datos de la misma área que no muestra nada.

Muchas interrogantes han quedado sin resolver acerca de la labor de Jones pues parece especializarse en elegir selectivamente los datos a favor del “calentamiento global”. Mientras guarden bajo siete llaves los datos, su posición y prestigio van debilitándose cada vez más.

Truco No. 3: “Adapta” toda tendencia contradictoria que amenace desbaratar tu hipótesis:

La tendencia del calentamiento a inicios del Siglo XX, que corrió de 1910 a 1940, es la mayor vergüenza para los defensores del calentamiento global. No pueden ignorar simplemente esta “curva” en el gráfico “hockey stick”, porque es muy bien conocido y está muy bien definido. Pero tampoco pueden echarle la culpa a la gente y a sus infernales motores de combustión, ya que el CO² atmosférico apenas se incrementó en este periodo de tiempo.

Por el contrario, están haciendo todo lo posible por tratar de “adaptarlo a su modelo” como explica Tom Wigley a Phil Jones:

Querido Phil,

Estas son algunas especulaciones en la corrección de las temperaturas de la superficie marítima (Sea Surface Temperatures-SST) que en parte explican la anomalía (medida de fotodetección) del calentamiento en la década de 1940… La tierra también muestra la anomalía en la década de los 40… Así, que si se pudiera reducir la anomalía del océano, por decir, 0.15 grados centígrados, entonces sería importante para el promedio global, pero todavía tenemos que explicar la anomalía de la tierra…. He elegido deliberadamente 0.15. Esto deja todavía una anomalía del océano y creo que se necesita tener alguna forma de anomalía de océano para explicar la anomalía de la tierra. Mi ajuste de 0.15 deja las cosas concordantes con esto, así que ya puedes ver a dónde voy… Sería bueno eliminar por lo menos una parte de la anomalía de la década de 1940, pero todavía nos quedamos con el problema de “por qué existe la anomalía.”

En caso de que no haya entendido lo que Wigley está diciendo por alguna jerga técnica, permítame parafrasearlo en términos sencillos:

“Estoy falseando los datos para sacar lo máximo que pueda del calentamiento marítimo. No puedo sacar todo, porque entonces no tendríamos ninguna explicación para el calentamiento de la tierra, lo que levantaría sospechas. Pero aún con mi factor falso, todavía no tenemos una explicación convincente del por qué el océano se calentó durante este período.”

Exactamente, su problema es “¿Por qué se generó esta anomalía?”

A propósito, los que han negado el “escándalo climático” (que algunos han llamado el “climategate”) con la excusa de que “estos correos tienen diez años de antigüedad” deberían notar que la fecha de este es 27 de setiembre del 2009.

Truco No. 4: Eligir selectivamente el modelo para “mostrar” que el calentamiento global es verdadero

El 14 de octubre de 2009 un correo de Tom Wigley, persona de confianza de Mike “Hockey Stick” Mann, habla por sí solo:

“La cifra que tu enviaste (de Gavin Schmidt) es muy engañosa. Como ejemplo, las tendencias históricas con “Parallel Climate Model-PCM” (Modelo Climático Paralelo) parecen que coincidieran con las observaciones, pero la coincidencia es una casualidad. PCM no tiene aerosol indirecto forzado y una sensibilidad climática baja, que compensa los errores. En mi opinión (quizás demasiado severa) ha habido una serie de presentaciones deshonestas de los resultados del modelo por autores individuales y por el panel climático de Naciones Unidas.”

La respuesta del mismo Schmidt deja claro que el ya venía trabajando en la reciente tendencia de enfriamiento buscando salvar los modelos de calentamiento global. “La clase de cosas que estamos escuchando, ‘ningún modelo mostró un enfriamiento’, los ‘datos está fuera del rango de los modelos,’ necesitan ser contestadas directamente”, explicaba Schmidt.

Su cifra “tan engañosa” era un esfuerzo para hacer que los datos mundiales verdaderos muestren temperaturas estáticas o frías y no parezcan contradecir el modelo que predice el calentamiento global. La intención es inequívoca.

Uno nunca va a escucharles hablar de esto en público, por supuesto, donde todos ellos cierran filas en defensa de su teoría cada vez más desacreditada.

Truco No. 5: Emplear mucho tiempo promoviendo sus opiniones con los medios de comunicación y atacando públicamente a sus escépticos

Cuando finalmente la BBC empezó a cuestionarse después de una década de ninguna evidencia de calentamiento global. Los defensores del calentamiento global circularon frenéticamente correos titulados “La BBC da un viraje con respecto al clima.”

La reacción de Mike “Hockey Stick” Mann fue perseguir al reportero:

“Es extremadamente vergonzoso que algo como esto aparezca en la BBC. Es particularmente extraño, ya que el clima es usualmente marcado por Richard Black en la BBC (y él hace un gran trabajo). Por lo que sé, este tipo fue en otros tiempos la persona del tiempo en la Oficina Meteorológica de Gran Bretaña… Puede ser conveniente que la Oficina Meteorológica diga algo al respecto, yo le podría preguntar a Richark Black ¿qué es lo que está sucediendo aquí?” (Michael Mann a Phil Jones, Tom Wigley y otros, 13 de octubre 2009)

Truco No. 6: “La ciencia está establecida”

Conscientes que sus modelos dejan mucho lugar para el cuestionamiento, los “calentadores globales” han tratado desesperadamente de cerrar el debate coreando al unísono: “La ciencia está establecida”. Haciendo fuerza para creer que con la repetición sus tesis se aceptarán y sus críticos desaparecerán mágicamente. Sin embargo, el número de sus críticos aumenta, mofándose y burlándose de sus desesperados intentos por sustentar lo indefendible.

Cuando un científico sugirió que los escépticos como Fred Singer y Lord Christopher Monckton sean tomados en serio, “Hockey Stick” Mann explotó:>/p>

“No puedo creer las tonterías que están soltando y además no puedo imaginarme que seas tan atrevido como para arrastrarme a un intercambio con estos charlatanes.”

Lo que lo molestó verdaderamente fue el comentario de Lord Monckton, enviado en un e-mail, que los informes climáticos de las Naciones Unidas eran poco confiables:

“Entiendo que el borrador del 2007 del IPCC “Intergovernmental Panel on Climate Change” (el Panel climático de las Naciones Unidas) no contiene una disculpa por el gráfico defectuoso “hockey-stick”. La Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos ha descrito como que éste tiene “una técnica de validación que no es considerablemente diferente de cero.”

Hablando en términos sencillos, significa que el gráfico era un desperdicio. Es difícil confiar en un organismo después que su principal conclusión se muestra como inservible en varios estudios realizados, en la literatura científica y en numerosos informes independientes. Más bien crece el número de científicos que cree que se necesita hacer el apropiado retiro y la disculpa del caso. Peor aún, las Naciones Unidas continúa utilizando el gráfico defectuoso. Esta falta de honestidad académica básica por parte de IPCC fue la principal razón por la que empezó esa investigación del supuesto “consenso” del cambio climático.

Contrariamente a lo que se escucha, la ciencia del “calentamiento global hecho por el hombre” no tiene ninguna certeza establecida. Por el contrario, ahora estos e-mails han puesto de manifiesto la duplicidad de los principales partidarios de aquella teoría. Y tal vez ya podamos comenzar a tratar de entender lo que está realmente sucediendo con el clima de la tierra.

Como Kevin Trenberth admitió a Mike “Hockey Stick” Mann el 14 de octubre de 2009: “El hecho es que no podemos dar cuenta de la falta de calentamiento en este momento y es una afrenta el hecho de que no podamos.”

Los e-mails si prueban una cosa, sin embargo. Ellos aclaran bastante que mucho de lo que se presentó como una “investigación científica” objetiva por los partidarios del calentamiento global no fue nada más que apoyo hábilmente disfrazado a los ecologistas radicales, a los radicales que creen que es el hombre el que está destruyendo lentamente su planeta.[1]

Al final puede resultar que la única cosa “hecha por el hombre” acerca del calentamiento global es la histeria y la calentura de mentes. Sin duda, eso es lo único antropogénico.

Steven W. Mosher es el Presidente de Population Research Institute.

Publicado originalmente por el Population Research Institute.


[1] No hay duda alguna que la actividad humana ha causado considerable daño ecológico, en especial las industrias que no procesan sus desperdicios y contaminan agua, aire y terreno en su afán de reducir costos. Sin embargo estos “defensores” de la ecología, NO hablan de esos casos sino de este caso imaginario, de un calentamiento atmosférico que simplemente NO está ocurriendo (escribo esto mientras nieva por segunda vez en una semana en Washington DC, acumulando una cantidad ingente de nieve nunca antes vista en esa zona y durante uno de los inviernos más duros en la historia de los EE.UU.) En mi opinión resulta evidente que el timo del calentamiento global es el primer paso en una serie de estafas alarmistas que refuerzan la política de la ONU de reducir la población mundial. Ellos piensan que si se puede concluir que la población humana es nociva para la ecología terrestre, entonces se pueden tomar medidas de fuerza para que la gente no tenga hijos, más aborto, más “estilos de vida alternativos” estériles, etc. La polución industrial puede solucionarse y por eso no sirve como excusa para promover el aborto, que es lo que estos intereses REALMENTE quieren hacer. Esto me recuerda la frase de Jesús sobre el demonio “Ese es el padre de la mentira y ha sido un asesino desde el comienzo.” NOTA DEL EDITOR