del-hinduismo-al-catolicismo

Katie Bahr

Esto es algo para leer y pensar. María está trayendo almas a la Iglesia mientras nosotros muchas veces nos callamos el Evangelio. Esta es la historia de la conversión de una pareja hindú que María misma trajo a morar en la Iglesia Católica. Esta historia de conversión sobrenatural ha ocurrido para que nos despertemos y actuemos con resolución para (1) Conocer el tesoro de la fe sobrenatural que nos legaron nuestros antepasados (2) Se lo demos a conocer a las miles de personas que Dios ha traído desde tierras lejanas para que sean nuestros vecinos, amigos, compañeros de trabajo o de viaje. El relato se parece bastante a la experiencia de mi amigo Roy Schoeman, el ingeniero judío que tuvo una “entrevista” con María en sus sueños y no descansó hasta que encontró la Iglesia en la que se respeta y honra a María. Esto ocurrió aquí en Virginia, prácticamente a un tiro de piedra de donde yo vivo. Animo a todos los que tengan un blog, website, periódico parroquial, etc. a que publiquen esta asombrosa e iluminadora historia que nos presenta Katie Bahr.

Uma Sueña con María

Hace tres años Uma Krishnan soñó con la Virgen María. Era Enero del 2006 y vivía entonces en Singapur con su esposo, Kumar, y su hijo, Karthi. En sus sueños vió a una “dama muy humilde” rodeada de velas encendidas.

Tanto Uma como Kumar eran devotos hindúes y se daban cuenta que la dama en el sueño de Uma no era ninguno de los dioses del hunduismo. No sabían casi nada del cristianismo pero pensaron que quizás esta dama fuera la Santísima Virgen María. De todos modos, debido a su tradición ancestral hindú, no le dieron mucha importancia a ese sueño.

Más tarde ese mismo año, Kumar consiguió un trabajo que lo llevaría a San Diego. Unos meses más tarde encontró otro trabajo en McLean, Virginia. Uma y Karthi llegaron ese mismo mes de diciembre para estar con él.

Este pasado Abril, Uma soñó varias veces con María.

Una noche soñó que entraba en una iglesia que nunca había visto antes. Una vez adentro, se volvió a su derecha y encontró una pequeña sala donde había velas rojas y una estatua de María.

La segunda noche, volvió a ver la misma salita, pero esta vez vió una gran cruz hecha con hojas de palma.

En otra ocasión, soñó que estaba en un bote. A su derecha estaba una mujer africana de cabello oscuro y a su izquierda, una señora que llevaba una estola azul y tenía una Biblia en la mano. La señora de azul le mostró a Uma unos versos de la Biblia que calmaron sus preocupaciones. En su sueño, Uma leyó los versos de la Biblia y entonces ambas mujeres desaparecieron.

Uma y Kumar charlaron sobre estos sueños y para la cuarta noche, decidieron visitar una iglesia para ver qué pasaba.

Kumar puso en Google las palabras St. Mary Church y el nombre del pueblo de Virginia donde residían, Fairfax, Virginia. El primer resultado que salió, lo anotó en su aparato de GPS.El domicilio era el de la Iglesia de María Nuestra Señora de Dolores en Fairfax.

Cuando llegaron a la iglesia, Uma se asombró. Por fuera se veía igual a la Iglesia con la que ella había soñado. Al entrar miraron a la derecha y allí estaba la capillita con las velas rojas, la estatua de María y la Cruz. Tal como en sus sueños. Uma se largó a llorar.

“Fue un momento tan emotivo,” relata Kumar. “Ni siquiera éramos cristianos, ni íbamos a adorar a la iglesia cuando esto ocurrió. Eramos hinduistas y no sabíamos exactamente como rezar, pero nos sentamos ahí y dijimos ‘Gracias. Gracias por estas visiones y gracias por treaernos aquí. No sabemos qué hacer, dinos qué hacer, guíanos, muéstranos lo que debemos hacer.’”

Después de su primera visita pasaron unos días y Uma no regresó a la Iglesia, en vez de eso continuaron yendo al templo hinduista.

Entonces Uma tuvo otro sueño. Esta vez vió la estatua de María fuera de la iglesia. María tenía los brazos abiertos y una una luz intensa brillaba detrás de ella. A Uma le parecía que la estatua le decía “Ven a mí.”

Cuando Uma le contó a Kumar, ambos decidieron ir esa tarde a la iglesia. Era miércoles y justo ese dia había un encuentro de oración carismática en la sala principal. Los asistentes escucharon la experiencia de Uma y Kumar y oraron con ellos.

A partir de esa tarde, Uma y Kumar comenzaron a asistir a Misa con el grupo de oración carismático.

Los sueños de Uma continuaron, pero la pareja comenzó a experimentar “disturbios espirituales.” Uma tenía pesadillas y durante el día, cuando estaba sola en su casa, escuchaba unas risas extrañas, resoplidos o el sonido de pasos. A veces sentía presión en el cuello y tenía problemas para respirar.

Estos disturbios se incrementaron hasta que Uma tuvo miedo de quedarse sola. Kumar la dejaba en la iglesia en camino a su trabajo en la mañana y allí se quedaba ella todo el día.

Asustados, Uma y Kumar hablaron con el Padre Stefan Starzynski, el vicario parroquial.

Starzynski les explicó que esas experiencias podían ser el resultado de su alejamiento del hinduísmo. Les dijo que no se preocuparan y que todo saldría bien si continuaban acercándose al único Dios verdadero.

“Aún cuando todavía eran hinduístas venían a los encuentros de oración y a las Misas de sanación, además rezaban el Rosario todos los días, por lo que pienso que algo quería detenerlos para que no entraran de lleno en la fe católica.” cuenta el Padre Starzynski.

Kumar y Uma decidieron deshacerse de todas sus pertenencias hinduistas y se dedicaron enteramente al Catolicismo.

Considerando sus circunstancias, la parroquia formó un equipo de cuatro catequistas para enseñar a la pareja en una versión acelerada del Rito Católico de Iniciación para Adultos (RCIA en los Estados Unidos.) Uma y Kumar asistían a la parroquia cada sábado para aprender sobre los Sacramentos y estudiar la Biblia.

“Parecía como que María les estaba llamando y nos hacía sentir responsables por su educación cristiana,” cuenta el Padre Starzynski. “Me dijeron que querían ser católicos y su entusiasmo era tan sincero que juzgué adecuado que nos saliéramos un poco de las reglas.”

Para fines de agosto, el grupo decidió que la familia estaba lista para ser recibida en la Iglesia. El 12 de Septiembre [1], Uma, Kumar y Karthi fueron bautizados y la pareja recibió los sacramentos de Bautismo.

Confirmación, Matrimonio y Comunión

En los días anteriores a la ceremonia, Uma y Kumar dicen haber recibido mucha ayuda de María.

Aunque su presupuesto era muy limitado y apenas tenían tiempo de planear el evento, Uma y Kumar querían tener una linda boda. Solo tenían 400 dólares para gastar en el vestido de novia de Uma ¡pero su hijo encontró un vestido perfecto por 399 dólares!.

Cuando ya habían decidido que no podían pagar por un fotógrafo profesional, un fotógrafo de la parroquia se ocupó de hacer el trabajo gratuitamente.

Antes del día de la boda y bautismo, Uma tuvo otro sueño. Esta vez María estaba parada enfrente de la iglesia con una gran sonrisa en su rostro. Tenía dos sortijas de matrimonio en su mano y tres Rosarios de tres distintos colores — rojo, naranja and amarillo.

Decidieron usar esos colores en el bouquet de flores de Uma y en el pastel de bodas, ambos donados por los miembros de la parroquia.

El día de la ceremonia, la parroquia entera estaba ahí para ver como Uma y Kumar recibían los Sacramentos. La recepción tuvo lugar en la salón de reuniones, decorado con flores de colores rojo, naranja y amarillo.

“Aunque no teníamos planes, Dios hizo los planes por nosotros,” dijo Kumar. “Dios planeó todo tan perfectamente y se ocupó hasta de conseguirnos un fotógrafo. Fue como si este matrimonio estuviera ya preparado para nosotros. Estamos tan contentos y nos sentimos tan agraciados de estar aquí.”

El Padre Starzynski explica que la conversión de Uma y Kumar muestra cómo Dios trabaja en forma misteriosa. Se siente honrado de haber hecho su parte para ayudar a esta familia.

“Creo que esto muestra como Dios obra y la clase de obra que El puede hacer. Esto hace que uno piense y nos mueve a preguntarnos ¿Sómos lo suficientemente adaptables para entender los caminos de Dios de manera que Dios pueda obrar en nosotros si salimos de esa coraza protectora en la que muchos de nosotros vivimos?”

Desde que recibieron los Sacramentos, Kumar y Uma nos cuentan que los disturbios y las pesadillas han desaparecido. Uma se siente fortalecida y puede quedarse sola en casa sin ningún problema.

“Sentimos que el Espíritu Santo está en ella para darle toda la protección necesaria,” explica Kumar.

La pareja nos cuenta que están gratamente impresionados por el amor de la congregación.

“Me siento como si hubiera sido siempre un peregrino y que ahora he llegado a mi hogar,” dice Kumar. “Nunca he conocido tan buena gente, tan buenos católicos.”

Y tras haber pasado todas estas experiencias ¡los sueños de Uma continúan!

“Para bien o para mal, quiero compartirlos con todos para que todos sepan,” dice Kumar. “Hay quien pueda tomarlos a mal, pero sentimos que debemos compartir nuestra experiencia. Somos muy agraciados. Me siento afortunado, honrado y bendecido.”

Publicado anteriormente en The Arlington Catholic Herald


[1] En el Día de Nuestra Señora del Carmelo, sugestivamente. NOTA DEL TRADUCTOR.