incidente-en-la-misa-de-nochebuena

Robert Moynihan

Esta tarde en Roma, S. S. Benedicto XVI celebró la Misa de Nochebuena — pero no a la hora del gallo (medianoche)… Además, antes de comenzar la Misa, el papa fue empujado y cayó. El mensaje central de Nochebuena fue: «Sean vigilantes» y su principal preocupación: los niños…

A la entrada de la Basílica de San Pedro en Roma el 24 por la tarde, una mujer «aparentemente desequilibrada» se acercó al pontífice de 82 años de edad, y le hizo caer al tiempo que entraba a la Basílica para celebrar la Misa de Nochebuena.

La peregrina, que aparentemente no deseaba hacer daño y solo quería acercarse al Papa, se abalanzó sobre una barricada de seguridad a un costado del pasillo central de la basílica en el momento que el Papa pasaba encabezando la procesión tradicional hacia el altar, llegó hasta su lado, se agarró de sus vestimentas y evidentemente causó que perdiera el equilibrio, cayendo al piso.

La mujer permanece bajo custodia de la Policía Vaticana.

El Pontífice se recuperó rápidamente y procedió a conducir la Misa, su quinta misa de Nochebuena, sin asistencia alguna.

El Cardenal francés Roger Etchegaray también cayó en medio del revuelo y le fueron dados primeros auxilios, anunció el padre Federico Lombardi, S.J., vocero de la Oficina de Prensa Vaticana.

Benedicto, vestido de oro y blanco y llevando la mitra, no dió signos de sentirse mal mientras leía su homilía de Nochebuena en italiano, lamentando el egoísmo, que según lo expresó «nos hace prisioneros de nuestros intereses y deseos que se enfrentan a la verdad y nos separan unos de otros.»

La Misa comenzó dos horas más temprano que de costumbre. El incidente del jueves ocurrió en momentos en que hay preocupación por la salud del Papa, lo que llevó a las autoriadades vaticanas a programar la Misa dos horas más temprano este año en vez de la tradicional Misa de Gallo a medianoche. La salud del Pontífice fue el motivo del cambio.

Inmediatamente después de recobrarse de la caída, el Papa llevó un Crucifijo de oro en solemne procesión hasta el altar y comenzó la Misa a las 22 horas — y no al horario tradicional de medianoche.

Lombardi dijo que el cambio, que se efectúa por primera vez, era solamente en «prudente precaución» teniendo en cuenta la avanzada edad del Pontífice y que «no hay motivo de alarma». Agregó que la salud del Pontífice alemán es «absolutamente normal» para un hombre de su edad. El cambio apunta a hacer la celebración de la Navidad «un poco menos fatigosa para el Papa, que tiene muchos compromisos durante en ese tiempo» dijo el vocero.

Es de notar que el papa Benedicto dará su tradicional mensaje urbi et orbi (a la ciudad y al mundo) transmitido por los medios al mundo entero, al mediodía el día de Navidad.

Benedicto no ha tenido aparentemente ningún problema de salud desde su elección en 2005 aparte de una fractura de la muñeca que resultó de una caída en julio pasado durante sus vacaciones en el norte de Italia.